El Juzgado de Instrucción Número 29 de Madrid ha citado a declarar en calidad de imputado el 29 de octubre, a las 12.30 horas, al presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), José Félix Tezanos, a raíz de una querella interpuesta por VOX por un presunto delito de malversación de caudales públicos.

La querella interpuesta por la formación liderada por Santiago Abascal sostiene que el funcionamiento del centro desde que Tezanos fue nombrado presidente en 2018 es “irregular”. Le acusa, entre otras cosas, de manipular la forma de hacer las encuestas para beneficiar al PSOE.

Po su parte, la Fisclaía que dirige la exministra del PSOE, Dolores Delgado, era partidaria de archivar la querella, ya que el partido no había acreditado “nada” respecto de los indicios existentes relativos a la comisión del delito denunciado.

El Ministerio Público insistió en que las acusaciones que se reflejan en la querella y las recogidas en el informe pericial tenían tan solo como base distintas noticias de prensa y reportajes televisivos, “así como comentarios y opiniones en redes”.

La Abogacía del Estado, defensa de Tezanos en sintonía con la Fiscalía, también pidió el archivo al no existir indicios en la querella de VOX.

“DESVIACIONES” DEL CIS AL PSOE

VOX dio a conocer el pasado agosto que el Juzgado de Instrucción Número 29 de Madrid había admitido a trámite la querella interpuesta contra Tezanos. Según informó el partido, el instructor requirió al CIS que presentara las actas de trabajo en las que se acuerdan los criterios de elaboración de las encuentras entre los ejercicios de 2018 y 2020 o en las que figure justificación para el “cambio de técnicas” aplicables a dichos instrumentos. También pidió el programa de cumplimiento normativo y control de delitos y las cuentas anuales de 2018 a 2020.

La querella se sustenta en un informe pericial en el que según el partido, “quedan claras las conocidas y notorias desviaciones hacia el PSOE en los resultados de los informes del CIS”.

VOX sostiene que el documento apunta “elevados costes que paga el CIS por las encuestas subcontratadas” y deja clara la “falta de rigor” en la actuación del centro que preside Tezanos, que “no es casual ni aleatoria” y que “se aparta de la técnica y el rigor profesional que debería aplicar en una institución pública al servicio de todos los españoles”.