El Ayuntamiento de Arroyomolinos ha dotado de pistolas térmicas a la Policía Local, como elemento de seguridad tanto para los agentes como para los vecinos y de prevención frente al coronavirus.

Según informan desde el Consistorio, los policías las utilizarán en intervenciones que requieren más acercamientos, como cacheos o cuando vean reuniones de personas donde no está garantizada la distancia interpersonal de dos metros, para evitar infección por Covid-19. También servirá para controlar los accesos a eventos municipales que puedan celebrarse.

“Arroyomolinos es uno de los municipios de más de 30.000 habitantes con menos casos por Covid-19 de toda la Comunidad de Madrid y haremos todo lo que esté en nuestras manos para que siga siendo así”, ha dicho la alcaldesa de Arroyomolinos, Ana Millán.