La Policía Local de Fuenlabrada retiró en 2020 de las vías urbanas de la ciudad un total de 64 vehículos abandonados, gracias al programa La calle no es un desguace, iniciado hace más de una década.

El número ha descendido con respecto a 2019, cuando se retiraron 106. “Este dato a la baja implica que la ciudadanía cada vez está más concienciada y recurre a los cauces de los que dispone para no dejar su viejo coche ocupando una plaza de aparcamiento. A la vez evita una imagen de deterioro y de posible inseguridad por el mal estado de algunos vehículos”, ha explicado la concejala de Seguridad Ciudadana, Raquel Carvajal.

Mediante esta iniciativa, el Ayuntamiento brinda la oportunidad a los vecinos de que ceda su vehículo viejo al Consistorio y los agentes locales lo retiran de las calles para su traslado y tratamiento como residuo por una entidad autorizada.

La edil responsable de Seguridad aclara que este trámite se puede realizar desde las oficinas de la Policía Local, ubicadas en el Ayuntamiento, aportando la documentación del automóvil, el DNI del titular y la firma del acta de cesión.