recogida firmas pintogym

Empezó como un acto simbólico pero se está convirtiendo en el perfecto termómetro para evaluar la gestión de Rafael Sánchez al frente del Ayuntamiento de Pinto. Y es que los usuarios del antiguo gimnasio del Polideportivo Sandra Aguilar, Pintogym, que gestionaba durante más de dos décadas la familia Aguado, emprendieron una recogida de firmas contra el cambio de gestión llevado a cabo por Ganemos Pinto, convirtiendo el anterior servicio en lo que ahora se conoce como abono deportivo municipal.

Desde el Amelia del Castillo, pasando por el parque Egido y este miércoles, hasta las 13.00 horas en el mercadillo, los precursores de iniciativa llevan más de 2.000 firmas recogidas a pie de calle contra el cambio de gestión, evidenciando que la presión social contra la decisión del Ayuntamiento no cesa sino que, cada día que pasa, gana más seguidores. No en vano, la recogida de rúbricas ha saltado a la plataforma de change.org, donde rozan ya las 500 firmas telemáticas.

El nerviosismo en el equipo de Gobierno es evidente. Así lo muestra que desde el Consistorio, rápidamente y ante el calado que está cogiendo entre los pinteños este acto reivindicativo, señalan que el abono deportivo municipal cuenta actualmente con 642 usuarios después de que comenzara el pasado mes de octubre, cuando se produjo el cambio de gestión.

Este dato contrasta con las fotografías que, a diario, toman los detractores de la externalización del antiguo Pintogym, que muestran unas salas de máquinas y clases totalmente vacías. Por ello, en su petición, instan al resto de grupos políticos “que traten de adoptar las medidas necesarias para revertir esta situación”.pintogym