Una vez finalizada la gran nevada que ha dejado la borrasca Filomena en la Comunidad de Madrid, los servicios de emergencia trabajan a contrarreloj para eliminar la nieve acumulada en las calles, antes de que se hiele, pues las temperaturas se desploman hasta menos 11 grados en las próximas horas.

Es el caso de Arroyomolinos, donde trabajadores municipales, coordinados por la Concejalía de Seguridad, Policía Local y Protección Civil, están esparciendo sal para desbloquear las vías principales del municipio.

Están siendo apoyados por máquinas quitanieves que han cedido Madrid Snow Zone e Intu Xanadu, que durante esta madrugada han trabajado para retirar la nieve acumulada, de más de medio metro en algunos puntos.

Aunque la nieve ha cesado se sigue recomendando a los vecinos permanecer en casa en la medida de lo posible. Por la aparición de placas de hielo, además, se encuentran cerrados los accesos a la vía pecuaria y la Ribera de San Pedro.

“Ahora que la nieve ha empezado a remitir estamos dedicando todos los medios y esfuerzos a ir retirándola de las calles poco a poco. Como indican todas las previsiones, el hielo y la bajada de temperaturas en las próximas horas y días complicará aún más la situación”, ha dicho la alcaldesa de Arroyomolinos, Ana Millán.

La regidora ha insistido en que “si el sábado pedíamos permanecer en casa, este domingo si cabe es más necesario. Especialmente os pedimos un esfuerzo para que no usar los vehículos particulares”.