El Ayuntamiento de Leganés va a crear 35 kilómetros de cliclocarril en las calzadas para favorecer los desplazamientos en bicicleta. Además se va a instalar señalización peatonal direccional en 57 kilómetros de acera de la ciudad, para potenciar el distanciamiento y evitar contagios de coronavirus.

El Gobierno local ha adjudicado ya estos trabajos a una empresa, por un importe de 94.700 euros, que ha comenzado a operar con el objetivo de tener la reestructuración en dos semanas.

El ciclocarril no es de uso exclusivo para las bicicletas, sino que comparte espacio con otros vehículos. Además, quien circule por este carril debe ir a una velocidad inferior de 30 kilómetros por hora. Se van a habilitar estos carriles, en hasta veinte calles y avenidas de Leganés.

Por su parte para los peatones es obligatorio circular por el margen derecho de las aceras, cuando su anchura sea igual o superior a dos metros. Cuando la anchura de la acera impida que se crucen dos peatones en sentido contrario manteniendo la distancia de seguridad, se recomienda la utilización de la acera del margen derecho para un sentido y la del margen izquierdo para el otro.

En este caso, se va a actuar sobre 219 vías de la localidad, tal y como ha avanzado el concejal de Obras, Javier Márquez. El edil ha explicado que estas modificaciones responden a los “nuevos comportamientos de la población”, una vez iniciada la desescalada.

Por su parte el alcalde de Leganés, Santiago Llorente, ha precisado que esta adaptación “se mantendrá hasta que las autoridades sanitarias tengan controlada la pandemia”.