Leagnés logra nuevamente reducir su criminalidad de forma genérica entre enero y septiembre de 2019. Así, y a tenor de los datos del Ministerio del Interior, las infracciones penales se han reducido un 3,5% en comparación al mismo periodo de 2018, pasando de 7.136 ilícitos penales a 6.889 hechos punitivos.

Eso es debido a que han caído un 4% los robos con fuerza en establecimientos, un 14,9% las sustracciones de vehículos y un 14% los hurtos, que pasan de 2.973 a 2.556.

Sin embargo Leganés sigue teniendo un problema en cuanto a los delitos contra la libertad sexual se refiere. Sobre todo en violaciones, que siguen subiendo y pasan de 5 a 7 en lo que llevamos de año. Un dato preocupante, como el aumento del 24,2% del resto de infracciones de esta tipología penal.

También crecen los robos con violencia e intimidación un 50,8% y los robos con fuerza en domicilios, que pasan de 142 a 153 en el tercer trimestre de 2019. Los delitos de riña tumultaria suben un 17,1% y se producen un homicidio y un secuestro en lo que llevamos de año, cosa que no ocurría en 2018.

Con estos datos, la tasa de criminalidad de Leganés es del 36%, nueve puntos inferior a la media de la Comunidad de Madrid, que se sitúa entre enero y septiembre en el 45%.

“La conclusión no puede ser más clara: en Leganés se mata, se viola, se secuestra a personas. También se roba y se trafica con drogas. El problema de inseguridad ciudadana es tan grave como innegable y el sentido común nos obliga a todos a llegar a otra conclusión aún más clara: esto no puede seguir así”, ha declarado Miguel Ángel Recuenco, portavoz del PP de Leganés.