El presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, ha celebrado este viernes la decisión de la Comunidad de Madrid de bonificar las cuotas de autónomos del mes de marzo y abril a los afectados por la crisis del coronavirus, aprobar un fondo de liquidez inmediata y ampliar el programa de ayudas directas de hasta 3.200 euros.

“Es oxígeno en vena”, ha destacado ,Lorenzo Amor que se ha felicitado del apoyo del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso a este colectivo, frente a la negativa del Ejecutivo de Pedro Sánchez de acordar medidas para paliar el impacto económico del coronavirus en este sector.

En concreto, el Ejecutivo autonómico pondrá en marcha ayudas dirigidas a sufragar las cuotas a la Seguridad Social de autónomos de los meses de marzo y abril, que tendrá un coste de 38,2 millones de euros. La previsión es que más de 71.000 beneficiarios puedan acogerse a estas ayudas, cuyo importe medio se estima en 534 euros.

Además, se ha acordado ampliar las ayudas para autónomos de 3.200 euros, incluidas en el Plan Impulsa, para autónomos sin empleados a su cargo y cuyos negocios se hayan visto afectados. Para ello, la Comunidad de Madrid va a destinar 10 millones de euros más a esta iniciativa, que se suman a los 5 millones previamente aprobados.

NI APLAZAMIENTOS, NI MORATORIAS

El presidente de ATA ha recalcado que la Comunidad de Madrid ha demostrado una “sensibilidad” con los autónomos que no ha tenido el Gobierno central, al que reiteradamente a exigido que elimine la cuota de autónomos del mes de abril.

“No nos valen aplazamientos ni moratorias para la cuota de abril. No podemos pagar una cuota por la que nosotros no estamos ni facturando ni vendiendo. Solo contemplamos la eliminación de la cuota de abril”, ha remarcado Amor este mismo viernes.

También ha insistido en exigir que se aplacen las obligaciones tributarias correspondientes al primer trimestre. “El Gobierno debe evitar que los autónomos salgan de sus casas, en estos momentos de confinamiento y de alarma en el que se nos ha pedido que nos quedemos en casa hacia las asesorías o gestorías para recabar la documentación necesaria y presentar las obligaciones tributarias del primer trimestre”, ha defendido.