Los trece embalses de la Comunidad de Madrid han cerrado el mes de julio al 62,3% de su capacidad con 587,4 hectómetros cúbicos. Mientras que el consumo del agua ha sido este mes un 7% más elevado que el registrado hace un año.

Según ha informado el Gobierno regional en un comunicado, las reservas de agua en los embalses continúan bajando y se sitúan un 7,8% por debajo del valor histórico para estas fechas, que suele ser del 70,1%.

El alza de consumo asociada al periodo estival y la escasez de precipitaciones están motivando que, desde el mes de febrero, el consumo de agua en la región esté creciendo. A ello, se suma que las temperaturas medias en los meses de junio y julio han sido más elevadas que hace un año.

Si junio finalizó con una ola de calor que disparó las temperaturas medias diarias hasta los casi 32 grados, julio ha registrado una temperatura media de 26 grados, unos 2 grados más alta que el año pasado.

Con todo ello, el consumo registrado en los primeros siete meses de 2019 ya es el más alto desde 2012, con casi 298 hectómetros cúbicos, frente a los 274 registrados en el mismo periodo del año pasado, es decir, un 8,9% más alto.

“LLAMAMIENTO AL CONSUMO RESPONSABLE”

A pesar de que han señalado que la situación hidrológica en la Comunidad es estable, el alza en el consumo y la incertidumbre sobre el comportamiento del régimen de lluvias el próximo año hidrológico llevan a Canal de Isabel II a solicitar a los ciudadanos su colaboración en el uso eficiente y responsable de este recurso natural.

Por este motivo, y en el marco de la línea 1 de su Plan Estratégico, para la garantía del abastecimiento a la población, Canal realiza acciones de concienciación para que la ciudadanía realice un consumo responsable del agua a través de sus redes sociales y página web.

Además, se ponen en marcha campañas divulgativas sobre la importancia de un consumo responsable de agua y actuaciones para preservar el agua de consumo. Por ejemplo, el impulso del uso de agua regenerada para riegos de zonas verdes y usos industriales o los planes anuales de renovación de la red de tuberías, que han logrado reducir en un 70% el volumen de pérdidas.