María Juncal es una de las referencias del flamenco actual patrio. Ha sido reconocida con el Premio Nacional de Danza Flamenca ‘Antonio Gades’ y en 2013 fue nombrada embajadora del Festival Internacional de Danza Ibérica Contemporánea. Hoy es la coreógrafa del equipo nacional de gimnasia rítmica española. Y todavía saca tiempo para seguir deslumbrando en este arte.

Un ejemplo es su último proyecto: La vida es un romance, que tras iniciar gira en Israel el pasado mes de agosto, se exhibe por primera vez en España. Y no en cualquier lugar, sino en Getafe, el próximo 2 de noviembre en el Teatro García Lorca.

“Siempre me ha gustado transmitir las historias como se hacía antaño, a través del romance. Como ese señor que viajaba de un sitio a otro y contaba con verso romance relatos que a mi me parecen muy inspiradores”, me cuenta María en una conversación previa a su estreno en la ciudad.

“Y en el personal me hace mucha falta el mar. Lo necesito; verlo simplemente. Eso me resarce, me reacondiciona”

Ahondando en ‘La vida es un romance’, la artista nos desvela que este parte del espectáculo que combina baile, con toque y cante. “Es a modo de cancionero con cuatro escenas. Una que tiene que ver con el principio de las cosas, compuesto por Ricky Rivera; luego El caminante, la canción del agua, la canción del romance y son distintas etapas de la vida de cualquiera de nosotros. Son microespacios creados para contar momentos específicos de nuestra vida. Ir de plaza en plaza narrando estas historias. Estamos expuestos a muchas cosas en la vida y quería transmitirlo desde la luz. El propio cartel irradia ese punto de ser una ventana abierta a la vida”, confiesa.

UN PROCESO LARGO

La vida es un romance, como reconoce la bailaora canaria, nace de un proceso largo. “Supone mucho tiempo en la cabeza. Empezamos creando bocetos. Unos los desechamos y otros nos los quedamos. Luego va encajando todo. Aquí hemos tenido además la música, explicando a los compositores lo que necesitaba en cada momento. Entonces esas idas y venidas sí que es verdad que son un proceso largo. Luego está la preparación física, que es muy específica. Aquí he generado un cambio sobre mi propio baile. Creando en el estudio y disfrutando de esa emoción y esa impaciencia por estrenar”.

CADA DÍA ES NUEVO

Bajo la dirección de Ángel Rojas, participan en ‘La vida es un romance’ Óscar Lago, Juan Triviño, Jesús Corbacho y Jonatan Reyes

Y entre viaje y actuación, no falta el tiempo para la desconexión. En los viajes sobre desconecto y aprovecho ese tiempo como contemplación. Y en el personal me hace mucha falta el mar. Lo necesito; verlo simplemente. Eso me resarce, me reacondiciona”, me confiesa antes de seguir ensayando para el esperado estreno en Getafe, este 2 de noviembre.A pesar del trabajo en estudio, siempre hay una ventana a la improvisación.

“Aunque tenemos un esquema, cada día sentimos las cosas de una manera. Cada día estamos vivos, como viva está la música. Vamos enriqueciéndolo con cada aportación del día. Dejamos la puerta abierta a la improvisación. Lo hacemos adrede. Eso me encanta: no saber qué va a pasar, el riesgo de no saber. Esa es una de las maravillas de la danza y de la música en vivo. Siempre hay una forma nueva y distinta de hacer la misma nota”, explica María Juncal.