Aglomeraciones en la Línea C-5 (Foto usuaria de Renfe)

Por segundo día consecutivo, la red de Cercanías en Madrid está sufriendo retrasos y aglomeraciones en los andenes, en plena tercera ola de contagios, que la compañía pública achaca a una “huelga de celo” de los maquinistas. Cercanías ha pedido disculpas a los usuarios y ha lamentado la “actitud irresponsable” de algunos de sus empleados.

Asimismo, ha destacado que, por el momento no disponen de información referente a los horarios con servicios mínimos ni hasta cuando estará convocada esta alteración de la actividad, y ha criticado que “perjudica seriamente a los usuarios”.

El Sindicato Español de Maquinistas y Ayudantes Ferroviarios (Semaf) fue la única organización sindical con representación en la comisión negociadora que se negó a firmar la prórroga del II Convenio colectivo de Renfe, aprobada con el foto favorable de CC.OO. y UGT, y la abstención de CGT.

La negativa de Semaf se debió a la aspiración de que todos los maquinistas cobrasen la prima variable de producción, no vinculándose la misma a la producción realizada y considerando como efectuados los trenes suprimidos durante 2020 por causa del Covid-19, lo que la aproximaría al 100% de retribución variable.

Por su parte, fuentes de Cercanías han señalado que estas huelgas de celo “están prohibidas por la legislación laboral” y que ya fueron realizadas por los maquinistas la última semana de enero en los servicios de Rodalíes de Cataluña.

Paralelamente, señalan que el sindicato ha iniciado una campaña para no facilitar la formación práctica en las cabinas de conducción a los aspirantes a maquinistas, lo que, unido a los retrasos por la pandemia, está paralizando los procesos formativos y de contratación, complicando así la sustitución de los trabajadores que causen baja en 2021.

HUELGA CONVOCADA POR SEMAF

Por otro lado, Semaf ha convocado cinco días de huelga durante este mes de febrero y marzo para quejarse por el “déficit de personal” que creen que hay en la compañía y las “deficiencias en seguridad” que ocasionan que el servicio no se preste con normalidad.

El sindicato ha llamado a todo el colectivo ferroviario a hacer huelga los días 16 de febrero y 2, 3, 4 y 10 de marzo, con el objetivo de “evitar el colapso y la degradación del sistema y acometer medidas urgentes para volver a prestar servicio a los usuarios en condiciones de normalidad y seguridad”.

En primer lugar, los maquinistas han advertido de que la empresa pública está retrasando “deliberadamente” el ingreso de personal, lo que ha provocado la pérdida de más de 700 puestos de trabajo en el último año, que se une a las “nulas previsiones” de reposición para 2021.

Por otro lado, han lamentado que no se esté llevando a cabo el completo mantenimiento de los trenes, lo que hace aumentar el número de trenes que no está en condiciones de seguridad para prestar el servicio y suprimirlos de los servicios.

“La única solución que ofrece la compañía es presionar a los trabajadores para que conduzcan trenes que no están en condiciones de seguridad para circular, además de coaccionar a los maquinistas para que trabajen en turnos que no les corresponden, para cubrir el déficit de personal. Aumentando el riesgo que asumen los trabajadores de la compañía y los usuarios y trasgrediendo los derechos laborales continuamente”, asegura el sindicato.