Alberto Pérez Boix, portavoz adjunto y número dos del PP de Fuenlabrada, deja su acta de concejal por “la necesidad de pasar más tiempo con mi familia y de volver a la vida no pública”, tal y como ha manifestado en una rueda de prensa este martes acompañado por el líder del PP local, Sergio López.

Boix ha sido concejal del PP de Fuenlabrada desde hace casi siete años. En su despedida, ha recordado a los anteriores portavoces, Susana Mozo y Manuel Molina, con los que ejerció dentro del partido como tesorero, cargo interno que actualmente ocupaba. Su renuncia al acta de concejal ya ha sido notificada al alcalde, Javier Ayala, y se hará oficial en el próximo Pleno ordinario. La actual coordinadora general del partido, María Cristina García, será quién sustituya a Boix hasta las próximas elecciones municipales.

“Desde las últimas municipales no tenía la misma ilusión. Esto son ciclos. Dejo este ciclo ahora y mañana Dios dirá”, ha remarcado el concejal del PP que ha confesado que la decisión estaba “meditada desde hace un año” pero este fin de semana ha sido cuando ha dado del paso definitivo.

De esta manera, el hasta ahora edil ha asegurado que seguirá siendo afiliado de base del PP, “dando la batalla por las ideas como hasta ahora” y que pasa a un segundo plano para dedicarse ahora a su familia, al club de natación al que representa y a la hermandad de La Pasión que organiza la Semana Santa fuenlabreña.

“Tengo un negocio familiar y volveré a él. Continuaré en esta ciudad como empresario y parte del tejido asociativo de Fuenlabrada”, ha asegurado Boix que, finalmente, ha descartado que exista mala relación con el portavoz local del partido. “Si hubiera mala relación esto hubiese saltado por los aires. Sergio más que un jefe es mi amigo y ha estado conmigo en los mejores y peores momentos de mi vida”. Palabras que han emocionado al líder del PP de Fuenlabrada y con las que ha concluido la rueda de prensa de despedida de Alberto Pérez Boix.