La etapa de Óscar Garvín, el presidente que más años ha estado al frente del Atlético de Pinto, ha tocado a su fin después de doce años. Así lo ha anunciado el ya exdirigente del club rojinegro, que deja el cargo junto al vicepresidente, Luis Miguel Herrero, y el director deportivo, Luis Garvín. Por lo que respecta al entrenador del primer equipo, Álvaro García, todo hace indicar que seguirá al frente del banquillo pinteño.

La nueva Junta Directiva está capitaneada por Arcadio Fenoll Murcia, que hasta hace poco tiempo ha ejercido funciones de director de Instituto. En su grupo figuran dos conocidos exjugadores de Primera división como Gabi Moya (Atlético de Madrid, Sevilla y Real Mallorca), y Antonio Acosta (Atlético de Madrid, Logroñés, Getafe y Royal Antwerp FC), así como su hermano Pablo Acosta, y  Francisco Medina Luna, ‘Piti’, jugador que todavía se encuentra en activo (Real Zaragoza, Rayo Vallecano y Granada).

A través de un comunicado, explican que “el proyecto es verdaderamente ilusionante. Es obra de gente del fútbol que pretende transmitir toda su experiencia a niños y niñas que sueñan ser futbolistas”, además de insistir en que “en ese proyecto caben todos” y manifiestan su interés especial en “potenciar el talento local”.

Esperan contar con todo el apoyo de las instituciones y empresarios locales y no ocultan su intención emular los modelos de ayuntamientos del cinturón sur de Madrid tales como Leganés, Getafe, Fuenlabrada o Alcorcón, cuyos primeros equipos se encuentran en divisiones profesionales.Garvín: “Han sido doce años de falta de apoyo, trabas y zancadillas. Dejo el club estructurado, en la legalidad y prácticamente sin deuda, así que creo que es el momento para irme”

Óscar Garvín: “Han sido doce años de falta de apoyo, trabas y zancadillas. Dejo el club estructurado, en la legalidad y prácticamente sin deuda, así que creo que es el momento ideal para irme” 

Poco después de hacerse oficial su salida del club, Óscar Garvín explicaba a Al Cabo de la Calle que deja la presidencia “porque no tengo el apoyo necesario para seguir. El nuevo alcalde ha vuelto a incumplir sus compromisos con el Atlético de Pinto y no puedo seguir así. Por eso decidí hacer una transmisión de Junta Deportiva”, subrayaba.

Garvín indicaba que “han sido doce años de falta de apoyo, trabas y zancadillas. Dejo el club estructurado, en la legalidad y prácticamente sin deuda, así que creo que es el momento para irme”, comentaba antes de remarcar que “dejo el club en manos de gente que creo que lo puede hacer bien. Nunca he creído en los cargos vitalicios y a partir de ahora seré un socio más del Atlético de Pinto”, apostillaba.