Perales del Río vuelve a salir a la calle en defensa del barrio. En esta ocasión, decenas de vecinos marcharon por la calle Madrid de Getafe, en contra de la instalación de dos estaciones de aguas fecales junto a sus viviendas.

Unas obras adjudicadas este verano por el Ayuntamiento de la ciudad, por casi un millón de euros, y con un plazo de ejecución de ocho meses. Trabajos con los que el Gobierno de Sara Hernández quiere eliminar el problema de vertidos de aguas residuales en el Manzanares, y por los que está imputada, a raíz de una denuncia de Impulsa Getafe

“¡Aguas fecales, fuera de Perales!” fue el grito que más se escuchó en la marcha, con una pancarta en la que se podía leer: “Ya somos la última mierda, como para encima comérnosla”. Un rechazo mayoritario a estas obras, que los vecinos temen llenen de insectos olores y ruido su barrio.

El PP de Getafe, por medio de su portavoz Carlos González Pereira, apoyó las “justas reivindicaciones” de Perales del Río y cargó contra el Ejecutivo municipal. “No vi a la alcaldesa de Getafe y a sus socios de Gobierno de Podemos dando la cara por sus vecinos. Están a otra cosa, repartiéndose los puestos y colocando la alfombra en sus despachos”, manifestaba el edil popular tras la marcha, a la que también asistieron los concejales de VOX Getafe.

PLATAFORMA SALVEMOS EL RÍO MANZANARES

Por otro lado, este lunes la Plataforma Salvemos el Río Manzanares ha dado a conocer sus alegaciones para a protección de este entorno natural, que discurre por 9 kilómetros de Getafe y que a su juicio “sufren un total abandono”.

Dichas reivindicaciones pasan por cubrir en su totalidad la EDAR Sur, al igual que La China y Butarque; realizar una exhaustiva gestión de lodos, para evitar olores y combustiones espontáneas; o garantizar la calidad del agua y el caudal del río, estableciendo controles periódicos y vigilancia.

Por otro lado, también proponen medidas compensatorias, consistentes en la expropiación de terrenos en la vega del Río Manzanares, donde se ubica la Depuradora Sur, 2 km aguas arriba y 3,5 km aguas abajo, en una franja de 600 metros de ancho, para la recuperación del bosque de ribera originario. Y finalmente, la recuperación del Arroyo de la Abulera.

Medidas que ya han planteado a la Comunidad de Madrid y que próximamente harán llegar al Ayuntamiento de Getafe, con quien mantendrán una reunión.