Este domingo, España empezaba a vacunar contra la Covid-19 siguiendo la estrategia marcada por la Unión Europea. Las primeras dosis de la vacuna desarrollada por Pfizer se encontraban en un almacén de Guadalajara, desde donde se repartieron de forma equitativa entre los puntos designados por todas las comunidades y ciudades autónomas.

Araceli, de 96 años, era la primera española en recibir la vacuna, dejando una imagen para la posteridad, dando “gracias a Dios” al recibir la dosis. En Madrid, por su parte,fue  Nicanor, de 72 años, residente en la Residencia de Mayores de Vallecas, perteneciente a la Agencia Madrileña de Atención Social (AMAS), el que recibió la primera inyección de la vacuna.

Y aunque estaba previsto que este lunes llegará una nueva remesa, no será hasta el martes cuando Pfizer entregue más dosis, por un “problema de logística” que “ya ha sido resuelto”, según ha confirmado el ministro de Sanidad, Salvador Illa.

“Las dosis tienen que estar mañana por la mañana”, ha insistido Illa en una entrevista en la Cadena SER. No obstante, ha reconocido que no tiene “constancia” de que las 350.000 dosis hayan salido de la planta belga. Al parecer, un “problema en el proceso de carga y envío” ha ocasionado retrasos que han afectado a un total de ocho países europeos, entre los que se incluye España.

En este contexto, el ministro también se ha referido a la llegada de la vacuna de Moderna, a la espera todavía de la autorización por parte de la Agencia Europea del Medicamento. “Esperamos que sea el día de Reyes cuando todo parece indicar que se procedería a autorizar”, ha señalado.