El Partido Popular de Pinto considera necesario que se den explicaciones públicas sobre los motivos que llevaron al PSOE de Pinto a iniciar una batalla administrativa y legal con el Club Atlético de Pinto, que derivó en la orden de desahucio de la instalaciones “firmado por el propio alcalde de Pinto, Juan Diego Ortiz”. Esto ha desencadenado en un proceso judicial que ha desembocado en la imputación por presunta prevaricación administrativa de dos concejales, Federico Sánchez y Lidia Rupérez.

Los populares ponen en serias dudas la actuación del Gobierno local, ya que según ellos se ha demostrado que los responsables políticos municipales han sido incapaces de solucionar esta situación de conflicto por la vía del diálogo y el consenso.

UN PROCEDIMIENTO CON NOTABLES DUDAS

Por ese motivo, exigirán que ambos ediles comparezcan en la próxima sesión plenaria con el fin de que den cuenta de todo este proceso ante el conjunto de los vecinos de Pinto. Una comparecencia que a su juicio debería dar respuesta y otorgar luz y taquígrafos a un procedimiento sobre el que su formación dice albergar notables dudas.

Los populares recuerdan que en el mes de junio pidieron el cese de Federico Sánchez del cargo de concejal del área de contratación tras “el nefasto proceso de adquisición de mascarillas, durante los primeros momentos de la crisis del Covid-19”.

En el caso de Lidia Rupérez, como concejala de Deportes, subrayan que “son cada vez más numerosos los conflictos que mantiene con diversos clubes deportivos locales, quienes públicamente han mostrado su disconformidad con su gestión”.