La tercera edición de Carrera de Escuelas Cofidis de la Fundación Alberto Contador volvió convertirse en una auténtica fiesta del deporte formativo al darse cita corredores procedentes de quince provincias hasta completar un total de 350 participantes, 250 de ellos en las diferentes pruebas federadas y los otros 100 en las pruebas populares no competitivas. La presencia, además, de numerosos familiares y aficionados de los ciclistas propició un fenomenal ambiente a lo largo del circuito de 1,7 kilómetros diseñado en el barrio pinteño de La Tenería.

La jornada arrancó con las tres carreras de carácter popular en las que se podía participar con bicicleta de montaña o de carrera y no era preciso disponer de licencia federativa. “Nuestro objetivo es promocionar el ciclismo, más allá de que luego se compita o no”, explicaba Félix García Casas, uno de los impulsores de la carrera dentro de la Fundación, “y estamos muy satisfechos de haber contado con una participación tan variada. Poco a poco estamos logrando ser una cita de referencia”.

A continuación tuvieron lugar las pruebas federadas. Rubén Sánchez (Unión Ciclista Coslada) y Sara Ponte (CD Unión Virgen del Carmen) fueron los ganadores en categoría infantil. En categoría infantil, los vencedores fueron los hermanos Carlos e Irene Montero, ambos pertenecientes a la Unión Ciclista Coslada, mientras en categoría Principiantes el triunfo fue para el asturiano Iker ibáñez (Team Bike Cabranes) y la gallega Carmen Cabot (Club Ciclista Padronés). Por último, los madrileños Gonzalo Vaquero (Unión Ciclista Fuenlabrada) y Noelia Encinar (Unión Ciclista Coslada) se apuntaron la victoria en categoría Promesas. Como era de esperar, la Unión Ciclista Coslada revalidó el triunfo por escuelas.

CONTADOR: “EL CICLISMO ES MUCHO MÁS QUE DEPORTE”

Como viene siendo tradición, Alberto Contador fue uno de los encargados de participar en la ceremonia de entrega de trofeos y tuvo un mensaje de aliento hacia los padres de los corredores participantes “porque sé que hacéis grandes esfuerzos para apoyar a vuestros hijos. Es un esfuerzo económico importante”, reconoció, “pero al final el ciclismo es mucho más que deporte y también les está dando a los chicos una serie de valores que creo que son muy valiosos para el día a día en estos tiempos de tablets, videojuegos y conformismos. El compañerismo, la superación o el espíritu de sacrificio”, enfatizó el pinteño, “son valores muy valiosos”.