La Policía Nacional y Local de Fuenlabrada ponen en marcha un año más, y ya van quince, el programa Fuenlabrada para todos y todas, que supone un incremento de la vigilancia en plazas y calles de la ciudad durante los meses de verano, coincidiendo con más presencia en vía pública de vecinos.

“Queremos evitar conductas negativas haciendo posible el normal uso y disfrute de todos estos lugares, con respeto a las normas de convivencia”, ha explicado la concejala de Seguridad, Raquel Carvajal.

De esta manera, agentes de ambos cuerpos, vestidos de uniforme y de paisano, vigilarán las calles para prevenir o denunciar infracciones como consumo público de alcohol, vandalismo contra el mobiliario urbano, así como cualquier otra conducta incívica que perturbe la buena convivencia.

El programa se desarrollará hasta el 10 de septiembre y supone un importante incremento de la presencia policial en aquellos espacios públicos donde hay mayores problemas de respeto a las normas o conflictos de convivencia.