Agentes de Policía Municipal de Alcorcón han realizado una campaña específica en establecimientos de la ciudad en los que se venden animales. La acción, que ha tenido lugar a principios del mes de mayo, ha controlado tanto el cumplimiento de la normativa vigente sobre venta de animales, pero también las instalaciones donde se alojan y la salubridad de los espacios.

En este sentido, durante el control la Policía Municipal de Alcorcón interpuso tres denuncias por no mostrar la licencia de actividad al público, ejercer labores de acogida y adopción sin la pertinente autorización administrativa, o la venta de animales sin los documentos necesarios para dichas transacciones. Cabe destacar que en ningún caso se realizaron denuncias por malas condiciones de salubridad, veterinarias o por mal estado de los animales comercializados en las tiendas.

El alcalde de Alcorcón, David Pérez, ha manifestado que “esta medida es otra más de las que se desarrollan en la ciudad para salvaguardar el bienestar animal. Hace ya seis años que en Alcorcón no se permiten espectáculos con animales, el Centro Integral de Protección Animal (CIPA), destaca por ser unos de los pioneros en la región en instaurar el sacrificio cero y, además, se han mejorado todas las instalaciones para aumentar el confort de los animales acogidos”.

Los controles de las tiendas de animales se repetirán a lo largo de todo el año, especialmente en épocas como Navidad o verano, donde los animales tienen especial protagonismo.

ADOPCIÓN DE 2.000 MASCOTAS

Pérez ha destacado que “en Alcorcón se han adoptado cerca de 2.000 mascotas y eso es todo un éxito en los programas de protección animal. Desde el equipo de Gobierno siempre hemos desarrollado políticas de protección y ahora, se intensifica la vigilancia de los establecimientos para garantizar que cumplen con la normativa y que los animales se encuentran en perfectas condiciones”.

Además de tiendas de animales, también se revisan otros comercios como talleres mecánicos, en los que se tiene en cuenta la correcta gestión de residuos, prevención de riesgos laborales o que se cuenta con los correspondientes y obligatorios planes de prevención de incendios. Tampoco se olvida la supervisión de tiendas de juguetes o artefactos pirotécnicos, entre otros.