Casto y Dani Jiménez
Casto y Dani Jiménez, en los prolegómenos del partido ante el Albacete (Foto: Sergio Reyes/AD Alcorcón)
Si por algo está sobresaliendo el nuevo proyecto del Alcorcón en estos albores de curso es por su fiabilidad defensiva, un apartado de capital importancia en el ideario de Julio Velázquez. Tres partidos disputados y cero goles encajados. El dato tiene su relevancia porque el colectivo alcorconero es ya el único equipo imbatido de la categoría de plata junto al líder Sporting de Gijón.
Ni Dani Jiménez, que disputó el partido inaugural ante el Sporting, ni Casto, inquilino de la portería alfarera en los dos compromisos, han tenido que recoger un solo balón de su marco, aunque el mérito no solo reside en los guardametas. El dispositivo defensivo, que incluye la presencia de tres centrales, está rayando a un excelente nivel y cuando surge alguna rendija ahí están los dos guardametas -y los postes en alguna que otra ocasión- para evitar los goles del rival.
Cierto es que también le ha costado lo suyo al Alcorcón estrenar su cuenta realizadora, pero a la tercera fue la vencida y el solitario tanto de Dorca este lunes al Albacete ha propulsado en la tabla al conjunto amarillo, que marcha octavo a un par de puntos de los tres primeros clasificados.
Esta prometedora puesta en escena es asumida de buen grado por el técnico, que dice estar “encantado con todos los jugadores”, si bien recuerda que “venimos de salvar la temporada en el último segundo y eso nos lleva a ser tremendamente humildes. El objetivo es ir semana a semana para sumar 50 puntos y ojalá lo hagamos antes que la pasada temporada”, desea Julio Velázquez,