juzgado alcorcon

Los tribunales madrileños celebraron un total de 23.026 juicios rápidos en 2016, un 9 por ciento más que el año anterior, y 49.949 juicios por delitos leves, las antiguas faltas, según ha apuntado este jueves el Fiscal Superior de la Comunidad de Madrid, Jesús Caballero, durante la apertura del año judicial madrileño.

Durante al año pasado se incoaron en la región un total de 328.281 diligencias previas, un 47 por ciento menos que el año anterior, una disminución a la par que el resto de España. Esto se debe a la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. Por su parte, la cifra de procedimientos abreviados abiertos en 2016 es de 26.961, igual que el año anterior.

En cambio, las cifras son ascendentes en otros procedimientos más complejos, como los sumarios, que se incrementaron un 5,7 por ciento o los procedimientos con Tribunal de Jurado, que lo hicieron en un 12,5 por ciento.

Del trabajo de los 300 fiscales de la región destacan los 35.469 escritos de acusación que han formulado en todo tipo de procedimientos por delitos, las 2.581 comparecencias a prisión a las que asistieron de guardia o los 101.760 dictámenes redactados en ejecutorias penales procedentes de los Juzgados de lo Penal y la Audiencia Provincial.

Por otra parte, las sentencias dictadas por los Juzgados de lo Penal alcanzaron la cifra de 21.231. La Audiencia Provincial dictó en primera instancia 1.206 sentencias.

Durante su discurso, Jesús Caballero ha indicado que la plantilla de 300 fiscales madrileños resulta “totalmente insuficiente para afrontar el cada vez mayor volumen de trabajo”. “Confiamos en que los presupuestos del Estado para 2018 contemplen la dotación necesaria para un incremento significativo de la plantilla del Ministerio Fiscal”, ha solicitado. Según ha apuntado, se necesita aumentarla en al menos un 10 por ciento.