El Juzgado de lo Penal número 4 de Getafe ha absuelto a la exgerente de GISA (GETAFE INICIATIVAS), María Luisa Gil Madrigal, y a la jurídica de la empresa municipal durante la etapa del PP al frente de la Alcaldía de Getafe. Ambas estaban acusadas por un presunto delito de prevaricación por la contratación de dos técnicos en el año 2014.

Uno de ellos era el abogado Alberto Ganga, que obtuvo la nota más alta en el proceso de selección y fue contratado a tal efecto. Sin embargo fue despedido tras no pasar el periodo de prueba en la empresa (29 días) e impuso esta querella por presunta prevaricación contra la exgerente de GISA al entender que se había favorecido a la contratación del otro técnico J.M.B. y que también sería despedido posteriormente al no pasar el periodo de prueba.

El juzgado entiende que “los hechos declarados probados no son constitutivos de delito alguno”. Además sostiene en el fallo al que ha tenido acceso Al Cabo de la Calle que “querer favorecer a esa persona y despedirla poco después, resultan ser aspectos incompatibles”. 

El magistrado sentencia que “tampoco hay constancia alguna de un hipotético perjuicio para el Sr. Ganga que pudiera derivar de la pretendida irregularidad sostenida por él mismo en su querella, quien además, pudo finalmente, por el despido sufrido, ser indemnizado con una elevada cifra, a pesar de no haber ejercido apenas el cargo para el que fue nombrado”.

Y es que A raíz de ser despedido por no pasar el periodo de 29 días prueba, el abogado Alberto Ganga, ya en la legislatura de Sara Hernández como alcaldesa de Getafe, llegó a un acuerdo con GISA para una indemnización de 60.000 euros que el PP ha llevado a los tribunales y se encuentra en fase de investigación en lo que se conoce como ‘caso Ganga’.

SATISFACCIÓN

Fuentes del PP de Getafe han mostrado su satisfacción por este fallo. “Estamos satisfechos y acogemos de forma positiva esta sentencia, ya que todo lo relativo a la contratación de que originó la denuncia ha quedado sentenciado de forma favorable tanto para la gerente como la jurídica de GISA”.

En este sentido, consideran que “la sentencia confirma que todo el proceso en cuanto a la contratación y el despido fue correcto. La Justicia ha puesto luz a lo que fue un proceso regular que no revestía ninguna duda jurídica”.

Por su parte la exgerente de GISA ha manifestado que “por fin se hace justicia en un tema que lleva empañando mi vida personal y profesional desde hace años. Es terrible porque he estado en la prensa local de Getafe desde el principio de esta infamia”.