A la segunda llegó la primera victoria de Mehdi Nafti como entrenador del Leganés. Y no es poca cosa, ya que se fraguó fuera de casa ante un cualificado rival como el Huesca. Un triunfo sufrido, pero que ponía fin a una racha de siete compromisos seguidos sin ganar, además de que se logró dejar la portería a cero nueve jornadas después de la última vez. Todo fueron buenas noticias en El Alcoraz, que parece haberle cambiado la cara al equipo pepinero.

La situación sigue siendo tremendamente complicada porque el ‘Lega’ continúa en puestos de descenso, pero con su triunfo del pasado fin de semana ha ascendido hasta la 19º posición y se ha situado a dos puntos de la zona de permanencia, que en estos momentos marca el Burgos.

El semblante de Nafti tras el encuentro reflejaba su satisfacción personal, aunque decía estar especialmente contento “por nuestros aficionados. Son semanas de sufrimiento, de altibajos emocionales, y poder darles una primera alegría en un campo tan complicado nos enorgullece”, remarcaba el técnico franco-tunecino, que también se congratulaba “por nuestros jugadores, que nos han facilitado el trabajo, y por todo el club, que nos ha puesto las cosas muy fáciles, desde la dirección deportiva a mis utilleros. Todos nos han ayudado para entrar con buen pie en el club”.

A la alegría de Nafti se unía la de Borja Garcés, que estrenaba su cuenta realizadora con la camiseta blanquiazul después de unas semanas tremendamente complicadas para él. “Llevamos mucho tiempo trabajando duro y las cosas no salían por mala suerte”, indicaba a la par que sostenía que frente al Huesca “hemos muerto en cada acción y todo este sufrimiento ha valido la pena porque son tres puntos muy importantes”.

En el plano personal, recordaba que “hacía tiempo que no marcaba y esto es un subidón para mí”, decía antes de subrayar que “este resultado hay que hacerlo bueno en el próximo partido ante el Oviedo porque tenemos que hacernos fuertes en casa”.

SHIBASAKI Y OMERUO NO ESTARÁN ANTE EL OVIEDO

De cara a la cita de este domingo a las 18.15 horas frente al conjunto asturiano, Nafti no podrá contar con los servicios de Shibasaki y Omeruo, que se encuentran concentrados con sus respectivas selecciones. El japonés juega este jueves en Vietnam y el próximo martes en Omán. Por su parte, el nigeriano se mide este sábado a Liberia en Tánger y el próximo martes a Cabo Verde en Lagos.