La complicada relación que desde hace un par de meses atravesaban los responsables del Ynsadiet Leganés y Antonio Pernas, entrenador del primer equipo femenino durante las tres últimas campañas, ha desembocado en una traumática separación confirmada este miércoles de manera oficial por la entidad leganense.

La ruptura, que venía larvándose desde hace tiempo, se produce a poco más de tres semanas de que el equipo leganense se estrene en Liga Femenina Endesa, máxima categoría del baloncesto nacional, tras el histórico ascenso conquistado el pasado mes de abril en el pabellón Europa. Será el próximo día 25 frente a Casademont Zaragoza.

“El Club Baloncesto Leganés y Antonio Pernas han decidido, después de tres exitosas temporadas, poner fin a la relación deportiva que les unía”, reza el comunicado hecho público por la entidad leganense, en el que también se informa de que “en breve se anunciará el entrenador que se hará cargo del equipo la próxima temporada.

Conviene recordar que a finales del pasado mes de abril se firmó la renovación del técnico por dos temporadas. lo que no hacia sino ratificar la buena sintonía existente en ese momento entre las partes.

DESAVENENCIAS POR LA CONFIGURACIÓN DEL NUEVO PROYECTO

Las desavenencias, sin embargo, empezaron a surgir poco después y fueron varios los motivos, referidos sobre todo a la configuración del nuevo proyecto deportivo. El problema fue que, lejos de acercar posturas, la situación fue enquistándose hasta el punto de volverse insostenible y desembocar en esta rescisión del contrato que les unía.

La salida del Pernas se produce apenas un par de días después de que el equipo, que cuenta ya con diez jugadoras en plantilla a la espera de los dos últimos refuerzos, iniciase los entrenamientos de pretemporada sin su presencia, lo que daba a entender que la ruptura estaba próxima, tal como finalmente ha sucedido.