Renfe Cercanías Madrid ha anunciado que a partir de este miércoles 1 de abril reordena su oferta de servicios para adecuarla a la “demanda real”, lo que supone una reducción de un tercio sobre el servicio que se presta habitualmente en una jornada festiva.

Este ajuste se corresponde con la reducción de viajeros transportados en las últimas semanas en el núcleo de Madrid y las restricciones de movilidad decretadas por el estado de alarma, ha indicado Renfe en un comunicado, donde asegura que da cumplimiento a las recomendaciones sanitarias sobre distancia entre viajeros.

La adaptación se implementa de forma que en los trenes que circulan por el Pasillo Verde y dirección Aeropuerto T4 se establece una frecuencia de un tren cada 30 minutos, mientras en los trenes del Corredor del Henares se suprime la relación Chamartín-Alcalá de Henares desde el inicio del servicio (los que circulan por la vía de contorno de O’Donnell) y la frecuencia en este corredor será de entre 10 y 20 minutos.

En la C3 se establece una frecuencia de un tren a la hora desde las 19.00 horas y el resto del día se mantiene en un tren cada 20 minutos. En las líneas C4 y C5 las frecuencias serán de 20 minutos.

Los servicios de Cercanías Madrid que conectan con la Sierra se adaptan con frecuencias de un tren a la hora en los trenes de Cercedilla y El Escorial y de 30 minutos en los servicios de Villalba (Pasillo Verde). Además, durante este tiempo, no se prestará el servicio Cercedilla-Segovia.

DESINFECCIÓN DE TRENES Y DEPENDENCIAS FERROVIARIAS

Aparte, Cercanías Madrid continúa con los procedimientos específicos de actuación y las medidas especiales adoptadas por el coronavirus, entre las que se incluyen la limpieza y desinfección de trenes, estaciones y dependencias ferroviarias, que se completan con la dotación de productos desinfectantes para uso del personal (pulverizadores, toallitas, líquido desinfectante, dispensadores de gel).

Las labores de limpieza específica se están realizando con productos desinfectantes de uso público general en todas las unidades (limpieza de pasamanos, cabinas de conducción, barandillas, botoneras del tren, marcos de las ventanas, asideros, picaportes, asientos, etc). También se está haciendo hincapié en la desinfección de cabinas en las cabeceras de línea, labor que se repite en la entrada a talleres. Esta limpieza y desinfección se está realizando también en estaciones, zonas de torniquetes, máquinas auto venta o mostradores de atención al público.

Además, se están protegiendo en estaciones las ventanillas y puntos de venta e información con mamparas de metacrilato para mantener la distancia y protección entre viajeros y el personal. Así como en las dependencias laborales del personal de Renfe con la desinfección de zonas comunes en las que se realizan cambios de turnos.