La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a Olga Fernández, exalcaldesa del PP de Serranillos del Valle, a 2 años y 6 meses de prisión y a 7 años y un mes de inhabilitación en el ejercicio de cargo público, por un delito de falsedad en documento mercantil, de prevaricación y de malversación de caudales públicos. Todo ello, por la falsificación de una factura, con la que se justificó una subvención de la Comunidad de Madrid cercana a los 30.000 euros

La Audiencia Provincial también ha condenado al excoordinador de Servicios Generales de Serranillos, Fernando Farelo, a 1 año y 4 meses de prisión y a 3 años y 7 meses de inhabilitación; y al administrador de la empresa Aceryfor SL, Gustavo Ortiz Cubas, a 1 año y 2 meses prisión y a 3 años y 2 meses de inhabilitación.

La sentencia se refiere a hechos acaecidos en noviembre de 2007, cuando la alcaldesa de Serranillos del Valle permutó la casa de la calle Frontera, N.º 2 para su posterior demolición y creación de un vial de acceso rodado y la creación de una acera.

El Ayuntamiento, tras contratar por 4.692,14 euros a dos empresas entre las que no se encontraba Aceryfor, para la realización del trabajo, se acogió a una subvención de la Comunidad de Madrid para la financiación de gastos ejecutados por las entidades locales entre el 1 de enero de 2008 y el 16 de noviembre de 2019 y que le fue concedida por valor de 29.415,22 euros.

La sentencia expone que, “con la finalidad de justificar el gast”o, Olga Fernández pidió a Fernando Farelo que obtuviera una factura por ese mismo importe. De esta forma, se pidió a la empresa Aceryfor y en concreto, a su administrador mercantil, Gustavo Ortiz, la confección de dicha factura a la cuál accedió, a sabiendas de que no había ejecutado dichas obras.

Así pues, la Audiencia Provincial da por “acreditada la vertiente objetiva del delito de falsedad” , donde la exalcaldesa “ideó la elaboración de una factura falsa, siendo inductora de la falsedad cometida por quien la confecciona y siendo inducido para cometer el delito mediante la cooperación necesaria, el propio Farelo”.

En el plazo de diez días, los condenados pueden recurrir esta sentencia.