Griñón-Porras

El alcalde de Griñón, José María Porras, ha publicado una carta abierta a sus vecinos donde dicen sentir “rabia e indignación”, cuando pasea por el pueblo y ve a algunos griñonenses no cumplir con las medidas de protección, para evitar los contagios de coronavirus.

“Llevo varios días bajando al pueblo, paseando por las calles, y observando tristemente grupos de personas, jóvenes y no tan jóvenes, charlando amigablemente, sin tomar ningún tipo de protección. Veo grupos de 10 o 15 personas, paseando juntos sin mascarillas, he visto botellones, niños jugando unos con otros, padres con la mascarilla por debajo de la boca. Y no hemos aprendido nada”, apunta Porras.

El alcalde señala que “en Griñon han fallecido muchas personas a causa del coronavirus, los datos ni siquiera nos los trasladan, pero he visto las actas de defunción”. Y asegura que “aquí han habido contagios, más de los ciento y pico que figuran en la Comunidad, y a día de hoy, sí, de hoy, sigue habiendo”.

“En mi caso llevo 104 días sin saber qué es estar sin dolor, haciéndome pruebas cada semana”

José María Porras cuenta que “un vecino ha perdido más de 20 kilos y hoy está aprendiendo a andar de nuevo”. También relata que “una vecina, después de 100 días, sigue dando positivo y está aislada en su casa, o de una amiga también de este pueblo, que después de 100 días, su temperatura corporal no sube de 32 grados, y tiene trombos en las manos”.

Para concienciar a sus vecinos, el alcalde de Griñón expone otros ejemplos como que otra vecina “después de 90 días tiene trombos en las dos piernas”. E, incluso, reconoce que “en mi caso llevo 104 días sin saber qué es estar sin dolor, haciéndome pruebas cada semana”. Sentenciando que “el 50% de los vecinos que lo han pasado siguen teniendo secuelas”.

“NO PODEMOS COMETER LOS MISMOS ERRORES”

José María Porras insiste en que “tenemos que dejar de pensar en nosotros mismos, y pensar más en los demás, es la única fórmula para acabar con esto”. Porque a su juicio, “no podemos cometer los mismos errores”.

“Esto no es juego, y se lo debemos a todos aquellos que hoy ya no pueden estar con nosotros”

En este sentido, Porras dice que “hoy las fronteras siguen abiertas, mientras el virus alcanza su mayores cifras de contagio a nivel mundial”.

Y critica que “los controles de los aeropuertos me recuerdan aquello de lávense las manos, mantengan la distancia de seguridad y si tienen síntomas llame al 112. Aquello nos supuso más de 40.000 fallecimientos, según el INE, hospitales desbordados, y un sinfín de historias de terror en infinidad de familias”.

El regidor griñonense insiste en que “no podemos caer otra vez en lo mismo”, y sentencia que “esto no es juego, y se lo debemos a todos aquellos que hoy ya no pueden estar con nosotros”.