“Más de 100 vecinos de Leganés fallecieron de Covid-19 sin recibir asistencia en el Hospital Severo Ochoa. Si tenían más de 80 años, la respuesta era vaya a morirse a casa”.

Estas palabras del alcalde de Leganés, Santiago Llorente, durante el mitin del candidato del PSOE a la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, levantaron la polémica este martes en la ciudad. De hecho, profesionales sanitarios del Severo Ochoa salieron públicamente a exigir una rectificación al edil.

En un documento, enfermeros y médicos del Hospital acusaban, además, al regidor leganense de dar “datos falsos”, defendiendo que “se cuidó con gran profesionalidad y cariño” a los pacientes, afeándole el daño de sus palabras y exigiéndole, por tanto una rectificación.

Y así ha sido este miércoles. Forzado por la presión popular, Llorente ha pedido disculpas en su cuenta oficial de Twitter a quien “haya podido sentirse ofendido”.

El alcalde de Leganés asegura que “con mis declaraciones nunca he pretendido menospreciar el gran trabajo que realizaron los sanitarios durante los peores momentos de la pandemia”, insistiendo en que “mi crítica se refería a la imposibilidad de acoger pacientes en un centro que no tenía capacidad para atender a más personas, mientras que en los hospitales privados seguía habiendo camas disponibles”.

Santiago Llorente ha reiterado que su “intención” era poner de manifiesto “estas desigualdades”, insistiendo en que “muchos vecinos murieron en residencias sin ser atendidos en hospitales”.