La polémica de la instalación de pedales en los contenedores de Leganés sigue su curso. El pasado mes de mayo, el alcalde Santiago Llorente informó que se había aprobado el contrato de mejora de limpieza de la ciudad donde se incluía colocar pedales en los contenedores. Una medida que sería puesta en marcha en junio para evitar las críticas de que ésta fuera “electoralista”.

Sin embargo, el mes de junio ha pasado y la situación sigue igual, lo que ha provocado las duras críticas de parte de la oposición hacia el alcalde. Fundamentalmente del PP y ULEG, que incluso ha llegado a pedir la dimisión de Llorente por este hecho. Y eso que no lleva ni un mes como alcalde en la presente legislatura.

Ante estas afirmaciones, el Gobierno municipal ha salido al paso informando que “se ultiman los trámites para la firma del nuevo contrato con el que podrán colocarse los pedales a unos contendores que venían sin ellos”. Es más, según fuentes municipales “se trabaja a contrarreloj para que este contrato pueda firmarse cuanto antes, tal y como estaba previsto”.

Las mismas fuentes insisten en que este asunto es “una prioridad” para el Ejecutivo local. “Nuestra intención era haber podido instalarlos en junio”, aseguran. Un Gobierno que, finalmente, espera “que en las próximas semanas estos trámites estén resueltos, ya que es un compromiso”.

“LA CIUDAD ESTÁ LLENA DE PORQUERÍA”

El PP de Leganés ha sido en los últimos días el más beligerante en esta cuestión. “Durante cuatro años, Llorente fue incapaz de dotar de unos simples pedales a los cubos de basura. Dijo que los colocaría en junio, pero ha pasado el mes y no sólo no lo ha hecho, sino que encima la ciudad está llena de porquería”, apuntaba el portavoz del PP, Miguel Ángel Recuenco.

Un Recuenco que recordaba que “la demanda de los vecinos de que se dote a los cubos de un pedal es justa y especialmente necesaria para las personas mayores o con movilidad reducida, que pasan auténticos apuros para depositar la basura en los contenedores”.

Incluso el portavoz de los populares iba más allá y acusaba a Más Madrid-Leganemos y Ciudadanos como “cómplices de los incumplimientos de Llorente, al que apoyaron con su voto en la sesión de investidura a cambio de regar con un generoso sueldo a sus propios concejales y cargos políticos enchufados a dedo”.

ENCUESTA