Foto: LaLiga

Si alguien daba por desahuciado de la lucha por los puestos europeos al Getafe, que ciertamente había regresado del parón menos entonado que en el tramo previo, deberá repensárselo. El azulón es un colectivo inasequible al desaliento y va poco a poco recuperando sus señas de identidad. Lo sufrió en propias carnes la Real Sociedad en un duelo decisivo para ambos contendientes y que acabó decantándose del lado local tras una jugada cargada de pillería, oficio y efectividad a partes iguales.

Corría el minuto 83 cuando Jorge Molina vio que la zaga donostiarra andaba todavía descolocada, por lo que decidió apresurar un saque de banda con dirección a Mata, que encaró a Remiro y le batió con sutileza por debajo de las piernas. El propio ariete madrileño había abierto el marcador a los 19’ al transformar un penalti cometido sobre Hugo Duro, mientras que Januzaj devolvió las tablas provisionalmente en el 55’ con un tanto anulado en primera instancia pero al que el VAR acabó dando validez.

Era un partido clave para el ‘Geta’ y el hecho de ganarlo se traduce en varias consecuencias tremendamente positivas para sus intereses. La primera, certificar a la quinta su primera victoria desde que se reinició la competición. La segunda, superar a un rival directísimo en la pugna continental y que ya está a cinco puntos de distancia más average. Y la tercera, tan importante o más que las otras, reengancharse al sueño de la Champions al situarse a tan solo dos puntos del Sevilla, cuarto.

Jaime Mata: “Era un partido fundamental; necesitábamos este plus de confianza que te dan las victorias”

No es de extrañar que a la conclusión del encuentro el bigoleador Mata admitiese que “era un partido fundamental. Necesitábamos este plus de confianza que te dan las victorias”, remarcaba antes de recordar que “la exigencia de la Champions nos la hemos ganado a base de resultados”.

El desafío, en cualquier caso, se presenta tremendamente complicado si nos atenemos al espinoso calendario que aguarda a los de Bordalás en el tramo que resta de campeonato. No solo porque cuatro de los seis últimos compromisos los dispute lejos del Coliseum, que eso ahora resulta menos determinante por la ausencia de aficionados en las gradas, sino porque entre sus adversarios figuran algunos de los equipos más en forma de la competición como el Villarreal, el Atlético de Madrid, o el Real Madrid, actual líder y al que rendirá visita este jueves en Valdebebas.