El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado este jueves la aprobación de un real decreto-ley que recoge el paquete de choque de medidas que movilizará 18.225 millones para paliar las consecuencias económicas del coronavirus, que incluirá el aplazamiento y fraccionamiento de deudas tributarias por un plazo de seis meses sin intereses, con una inyección de 14.000 millones de euros en liquidez a pymes y autónomos.

También contempla una línea de crédito de 400 millones para el sector turístico y una transferencia de 2.800 millones para las comunidades autónomas, entre otras.

Así lo ha anunciado Sánchez en una comparecencia telemática desde el Palacio de La Moncloa tras el Consejo de Ministros extraordinario por el coronavirus, en la que ha explicado que el paquete busca proteger la actividad médica y hospitalaria garantizando el suministro de material sanitario, así como la atención social directa a las familias, para ayudar en el trance ante el cierre de colegios, proteger el empleo en pymes y de autónomos para que los efectos sean “transitorios”, junto a medidas de apoyo a sectores productivos, especialmente turismo y transportes.

“Hay que superar la tormenta con los menores estragos”, ha afirmado Sánchez, quien ha lamentado que “muchas empresas, pymes y autónomos” se están viendo afectados por la emergencia sanitaria, con la cancelación de pedidos y la suspensión de eventos.

En concreto, pymes y autónomos podrán aplazar hasta 30.000 euros en el pago de impuestos durante seis meses, con tres meses de carencia, pero las empresas tendrán la opción de devolver el dinero a los tres y no abonar nada en intereses.