El populismo de Carlos Delgado no conoce límites. Este miércoles, la Casa Real hacía público que la Infanta Leonor cursará sus estudios de bachillerato en Gales. Dos años que se sufragarán con la asignación anual a la Monarquía española, por 76.500 euros.

La futura Jefa del Estado y Reina de España, con solo 15 años, sigue los pasos de su padre y actual Rey, Felipe VI, que estudió en Canadá y hoy es símbolo de la unidad de España, además de representar a la nación en el mundo.

Pues bien, el portavoz de ULEG ha querido ganarse el aplauso fácil, señalando que los estudios “correrán a cargo del conjunto de los españoles”. Como el tiro le ha salido por la culata ha querido arreglarlo diciendo que “no es ilegal, faltaría más, pero esa ostentación y demostración de estar por encima del bien y del mal les costará caro. Al tiempo”.

Y llama la atención que el concejal de Unión por Leganés cuestione la idoneidad del gasto público de la educación de quien representa el futuro de nuestro país, cuando Delgado, eterno portavoz en la oposición, lleva casi dos décadas viviendo del dinero de los vecinos de Leganés. En esta legislatura, sin ir más lejos (2019-2023), a razón de 60.000 euros brutos anuales.

La formación de la Infanta Leonor es una apuesta de futuro. El ejemplo es el actual monarca, Felipe VI, máxima representación de España. Choca que alguien que no representa ni a la quinta parte de Leganés, que no aporta nada para solucionar los problemas del municipio y se embolsa al año 60.000 euros de los vecinos, cuestione ahora estos estudios, con el único afán de conseguir el aplauso fácil.

Convendría finalmente que el portavoz de ULEG, al que le gustan demasiado las redes sociales, aclarara a sus votantes de Leganés, si está a favor de una España monárquica o republicana, puestos a reducirnos al estéril pero lucrante populismo.