Este miércoles, 15 de enero, la alcaldesa de Alcorcón, Natalia de Andrés, mantuvo una reunión en el Ayuntamiento con los alcaldes del sur de Madrid con el objetivo de poner en común los problemas de esta parte de la región “ante la falta de diálogo y ausencia de respuestas por parte del Gobierno de la Comunidad de Madrid”.

En el encuentro estuvieron presentes alcaldes como el de Fuenlabrada, Javier Ayala; Leganés, Santiago Llorente; y alcaldesas como la de Getafe, Sara Hernández, o la de Moraleja de Enmedio Valle Luna. No estuvo presente, en cambio, la regidora de Móstoles, Noelia Posse. Algo a lo que restó importancia el secretario general de los socialistas madrileños, José Manuel Franco, que sí estuvo junto a Ángel Gabilondo.

Pues bien, tras esa reunión en dependencias municipales no ha sentado bien en los partidos de la oposición en Alcorcón. Fundamentalmente en el PP, que califica el acto como “completamente inaceptable” y valora interponer “una denuncia por malversación de caudales públicos” contra Natalia de Andrés por el uso de “instalaciones municipales para fines partidistas”.

Según los populares, “la alcaldesa obsequió a sus invitados con un catering que pagaron los vecinos de la ciudad y relegó a los concejales del Ayuntamiento que se reunían en dos comisiones a otras salas que no tienen las condiciones adecuadas”.

La portavoz del PP de Alcorcón, Ana Gómez, considera que “la alcaldesa ha utilizado medios públicos, ha puesto al servicio de sus compañeros de partido a los trabajadores municipales y ha gastado dinero de todos los vecinos en una reunión que podía haber celebrado perfectamente en su sede, fuera del horario laboral y utilizando los medios de que dispongan allí”. Insistiendo en la posibilidad de interponer dicha denuncia.