El PP de Pinto lleva al Pleno de este jueves, 30 de septiembre, la propuesta de crear una comisión de investigación sobre la fiesta privada celebrada este verano en la piscina municipal.

“Una fiesta de la que el alcalde quiere eludir cualquier responsabilidad”, dicen los populares, que añaden que Diego Ortiz es el responsable “de haber mantenido oculto a la ciudadanía estos hechos, al igual que es su responsabilidad haber decidido no sancionar al trabajador que otorgó el permiso para una celebración que resulta, a todas luces, indignante”.

El PP va más allá y recuerda que el coordinador de la piscina, máximo responsable de las instalaciones dentro de ASERPINTO, “fue la persona que autorizó la celebración de la fiesta privada, lejos de la afirmación realizada por el Gobierno tripartito, indicando que se trataba de un mero trabajador”. A su juicio, “una persona que, recordemos, forma parte del equipo técnico de la Dirección de la empresa.

Asimismo, “estos hechos solo han merecido una mera amonestación, pese a la utilización de bienes públicos para intereses particulares, pese a que se vulneró la normativa anti Covid-19 y pese a que se transgredió la normativa higiénico-sanitaria de uso y cuidado de instalaciones”.

Y finalmente, recuerdan que “los asistentes a la fiesta ilegal hicieron uso de la piscina e incluso, según la información recopilada por nuestra formación, habrían estado consumiendo bebidas en la misma”. En este sentido especulan que “Esto debió obligar a los encargados de gestionar la piscina a vaciar de agua los vasos para evitar que, eventualmente, trozos de cristal pudieran dañar a los usuarios en días posteriores”.

Por todo ello, el PP pinteño quiere que se depuren responsabilidades y se den explicaciones de por qué la sanción no ha sido muy grave, conforme a los estatutos de ASERPINTO.