“Aún no hemos visto tus quitanieves por las calles de Fuenlabrada. Para pedirle a Sánchez sí. Para arrimar el hombro no”. Esto es lo que ha dicho el alcalde de Fuenlabrada, Javier Ayala, a la presidenta de la Comunidad de Madrid, a cuenta de la gestión de la borrasca Filomena en el municipio y la región.

La Comunidad ha contrarrestado, respondiendo en primer lugar, que Fuenlabrada es quien tiene las competencias en materias de limpieza, conservación y vialidad invernal, y que cuenta con Cuerpo de Bomberos propio y Agrupación de Protección Civil. Además, han criticado que carezca de un Plan Municipal de Protección Civil, un plan obligatorio, tal y como establece el Plan Territorial de Protección Civil de la Comunidad de Madrid (Platercam).

También desde el Gobierno regional critican que Fuenlabrada no cuente con un Plan de Inclemencias Invernales, si bien esto no es cierto, pues el Ayuntamiento aprobó el 23 de diciembre, el Plan de todos los años por estas fechas, contra heladas y nevadas. Aunque Filomena ha desbordado todas las previsiones, como ha quedado demostrado a todos los niveles.

Por otro lado, la Comunidad de Madrid insiste en que no ha dejado desatendidos a los fuenlabreños en ningún momento. Y para ello, cita que Agentes Forestales y Bomberos de la región ayudaron en distintos centros sanitarios y labores de rescate; o la desde ASEM112 se realizaron las gestiones de coordinación para que el Gobierno de España activara la UME en la ciudad.

REPARTO DE SAL

Pero donde el desencuentro entre ambas administraciones se hace evidente es en el reparto de la sal. La Comunidad de Madrid recuerda al Ayuntamiento de Fuenlabrada que el pasado 4 de diciembre, se remitió un escrito a las entidades locales de que, según el Plan de Inclemencias Invernales, debían comprar y almacenar sal. 

Fuenlabrada hizo el pasado 13 de enero una petición de sal al Gobierno regional y se reservaron 4 toneladas. “Ningún responsable y operario del Ayuntamiento de Fuenlabrada ha acudido a recogerla hasta este momento”, apuntan fuentes regionales. Lo que ha llevado a la portavoz del PP de Fuenlabrada, Noelia Nuñez, a pedir la dimisión del concejal de Medio Ambiente.

Al Cabo de la Calle ha preguntado al Consistorio sobre este extremo, y fuentes municipales dicen que la sal había que recogerla en Colmenar Viejo, “lo que suponía derivar un camión y un operario de limpieza al menos tres horas”. Además, “el ofrecimiento no se hizo efectivo hasta el martes y eran más costosos los medios para ir a recogerla que la sal misma: menos de 150 euros”.

FUENLABRADA ESPARCE 400 TONELADAS DE SAL Y PREVÉ LLEGAR A 800

Sobre esto, desde el Ayuntamiento de Fuenlabrada aseguran que se ha esparcido y repartido entre los vecinos, 400 toneladas de sal hasta la fecha. “Cien veces más de la ofrecida por la Comunidad”. De hecho, solo el martes se distribuyeron 65.000 kilos.

Además, el Consistorio fuenlabreño prevé que utilizará en torno a 800 toneladas de sal en todo el operativo de limpieza, “lo que multiplicará por 200 veces la cantidad ofrecida por el Gobierno regional”.