El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha comunicado al rey Felipe VI que este sábado, 14 de marzo, se va a celebrar un Consejo de Ministros extraordinario para decretar el Estado de Alarma durante quince días en toda España. El objetivo es frenar la propagación del coronavirus.

Esta medida está recogida en el artículo 116 de la Constitución española y se desarrolla en la Ley Orgánica 4/1981 de Estado de Alarma, Excepción y Sitio, donde se prevé su declaración ante, entre otras circunstancias, “crisis sanitarias, tales como epidemias y situaciones de contaminación graves”. Entre las potestades que otorga al Gobierno está la de limitar la circulación de personas o intervenir fábricas, requisar bienes o imponer prestaciones personales obligatorias.

“La emergencia sanitaria y social generada por el coronavirus crea situaciones extraordinarias para dotar al Gobierno a tomar medidas también extraordinarias”, ha dicho Sánchez.

“Estas decisiones estarán orientadas a movilizar todos los recursos del Estado para proteger la salud de los ciudadanos. Recursos económicos, recursos sanitarios tanto públicos como privados, civiles y militares”, ha enfatizado el presidente del Gobierno.

“El Gobierno de España va a proteger a todos los ciudadanos para frenar la pandemia y que afecte lo menos posible a las personas”, ha confirmado Sánchez, que va a reconocido el trabajo de las comunidades autónomas y su gratitud. El Estado de Alarma se comunicará también a los portavoces de la oposición y a todos los presidentes regionales.

“SEMANAS MUY DURAS”

El presidente de España ha vuelto a incidir en que “nos esperan semanas muy duras” y que “no cabe descartar que la semana que viene alcancemos más de 10.000 afectados”.

En los próximos días, “todos tenemos una tarea. La primera línea la forman los profesionales de la salud, nuestro escudo frente al virus. Ellos con su entrega nos protegen a todos y merecen nuestro reconocimiento y gratitud”, ha dicho Sánchez.

Además ha asegurado que se les proporcionará todos los materiales posibles para combatir la infección. Por eso ha pedido a los mayores, especialmente, que eviten todos los contactos y se protejan al máximo contra el virus.

“Los jóvenes también tienen un misión decisiva, pueden actuar como transmisores y su colaboración es decisiva para cortar los contagios”. Y, finalmente, a “todos mis compatriotas os pido que trabajemos unidos con disciplina social y siguiendo todas las recomendaciones sanitarias”.

Sánchez ha acabado señalando que el Gobierno “hará lo que haga falta, cuando haga falta y donde haga falta” para acabar con el virus. “La victoria depende de cada uno de nosotros. El heroísmo consiste también en lavarse las manos, quedarse en casa y protegerse a uno mismo para proteger a los demás. Este virus lo pararemos unidos”.