Tragedia en Madrid. Parte de un edificio parroquial donde viven sacerdotes, situado en el número 98 de la calle Toledo de Madrid, ha explotado minutos antes de las 15.00 horas de este miércoles, y de momento se han confirmado tres fallecimientos.

Una de las víctimas es una mujer que transitaba por la calle en el momento de la deflagración. Los otros dos muertos se encontrarían dentro del inmueble: el técnico de la caldera de gas y un sacerdote, según ha confirmado el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, que junto al alcalde José Luis Martínez-Almeida, y la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, está en el lugar.

Además, hay una decena de heridos. Entre ellos, un varón 26 años, que está en estado moderado-grave con fractura de tobillo y trauma lumbar, y que ha sido evacuado al hospital de La Paz; un hombre de 53 años, con traumatismo craneoencefálico leve y trasladado al Ramón y Cajal; y un varón con una fractura en pierna, derivado al Hospital Clínico.

También han sido asistido por sanitarios del Samur-Protección Civil, dos policías nacionales con heridas leves, que han sido evacuados al centro médico Nuestra Señora de América. Hay montados en la zona dos PSAs (puestos sanitarios avanzados) para atender a varias personas con pequeñas heridas leves y crisis de ansiedad.

DESALOJADOS ANCIANOS DE UNA RESIDENCIA A BARES Y HOTELES

El inmueble está en la trasera de la Iglesia de La Paloma, donde también hay un colegio y una residencia. El edificio afectado por la explosión de gas es una construcción de hormigón y ladrillo que tiene cuatro plantas, más las guardillas, y la explosión ha sido de tal envergadura, que tres plantas han quedado destrozadas.

En el edificio anexo hay un geriátrico, la residencia Los Nogales La Paloma, pero al parecer no ha afectado a ninguno de los 58 usuarios que viven allí. Así se lo ha indicado el presidente del grupo residencial a la Consejería de Políticas Sociales. Los Bomberos y servicios de emergencias de la capital han ayudado en la evacuación de los ancianos del lugar a bares de la zona como medida preventiva.

En el lugar se ha desplazado también policías municipales, que han acordonado la calle, y también agentes de la Unidad de Intervención Policial, la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) y de seguridad ciudadana y un helicóptero.

LA NIEVE EVITA MALES MAYORES

Junto al edificio siniestrado se encuentra el el Colegio La Salle La Paloma, y en el que tanto alumnos como profesores se encuentran “ilesos”, según el colegio.

Así lo ha confirmado el centro a las familias de los escolares a través de un comunicado difundido por las redes sociales, después de que se conociera la noticia de la explosión. “Os queremos comunicar en relación a la noticia de la explosión de la residencia de ancianos de la calle Toledo, que afortunadamente, estamos todos ilesos. Todos los niños y personal del colegio se encuentran bien”, señala.

La nieve que cubre todavía el patio del colegio La Salle La Paloma de la calle Toledo, colindante al edificio que ha registrado esta tarde una fuerte explosión, ha evitado una desgracia dado que un día normal, los alumnos estarían en el recreo.

DERRUMBAMIENTO DEL EDIFICIO

Por otro lado, los Bomberos del Ayuntamiento que están evacuando a la gente, no han entrado en un principio dentro del inmueble, porque se podría producir un embalsamiento de gas que derrumbaría todo el edificio y la idea es que se produzca una derrumbe controlado.

Sin embargo las llamas han sido cada vez más fuertes y para evitar que se propaguen a otros edificios, los bomberos han empezado a apagarlas.