La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha firmado con la alcaldesa de Arroyomolinos, Ana Millán, un convenio mediante el cual se llevará a cabo el realojo e integración social de las 90 familias residentes en núcleo chabolista de Río Guadarrama-Las Sabinas que cumplen con los requisitos exigidos. “Se da, así, un paso más en la eliminación de uno de los últimos núcleos chabolistas de la región, mejorando las condiciones de vida de la población allí asentada”, explican fuentes del Ejecutivo autonómico.

La necesidad de llevar a cabo este realojo se incrementa ante el riesgo de posibles inundaciones por crecidas del río Guadarrama, por lo que a los motivos humanitarios y sanitarios se suman razones de seguridad y, también, de carácter medioambiental.

Para ello, la Agencia de Vivienda Social de la Comunidad de Madrid (AVS) ha adquirido ya en el mercado inmobiliario 68 viviendas, distribuidas en varios municipios de la región. Por su parte, el Ayuntamiento de Arroyomolinos se ha comprometido a proporcionar 22 viviendas. El traslado podría iniciarse de manera inmediata, una vez que se presenten todas las solicitudes y se compruebe que cumplen con los requisitos contenidos en el convenio.

La Agencia de Vivienda Social de la Comunidad de Madrid (AVS) ha adquirido ya en el mercado inmobiliario 68 viviendas, distribuidas en varios municipios de la región

La inversión por parte de la Comunidad de Madrid, próxima a los 9 millones de euros, ha sido cofinanciada por los Fondos FEDER, en cumplimiento del Programa Operativo FEDER de la Comunidad de Madrid. Arroyomolinos proporcionará un máximo de 3 millones de euros.

INTEGRACIÓN SOCIAL Y RECUPERACIÓN MEDIOAMBIENTAL

El proceso de realojo que lleva a cabo la Agencia de Vivienda Social conlleva, junto con la dotación de una vivienda, el posterior acompañamiento orientado a que se produzca una adecuada integración de las familias en su nuevo entorno.

El convenio incluye todas las actuaciones necesarias para la erradicación definitiva de este poblado, como el derribo de las infraviviendas y la limpieza y acondicionamiento medioambiental de la zona en la que se encuentran, en el margen del río Guadarrama entre los municipios de Arroyomolinos y Móstoles.

Además, la Comunidad de Madrid trabaja con el Ayuntamiento de Móstoles en un nuevo acuerdo, cofinanciado por ambas partes, que permita la reubicación total de las familias del asentamiento.

En una actuación anterior, ambas administraciones realojaron a 54 familias tras una inversión de 12 millones de euros en la adquisición de viviendas y dos millones más destinados a intervención social. El nuevo convenio facilitaría el acceso a una vivienda de 60 familias que no pudieron adherirse al anterior y cuyo realojo permitiría el desmantelamiento completo del asentamiento.