José Bordalás envió este martes un ‘recadito’ en toda regla a su propio club a la conclusión del encuentro ante el Real Madrid. El técnico del Getafe admitió que no se han sentido todo lo respaldados que hubieran deseado tras lo acontecido el pasado sábado en Sevilla, cuando una entrada de Djene sobre Ocampos se saldó con la expulsión del togolés y desembocó en la posterior expulsión de Lopetegui y el propio Bordalás tras un desagradable rifirrafe.

“Esperábamos un poquito más de apoyo por parte de más gente y de nuestro propio club, y de defender al chico y al equipo”, sostuvo en declaraciones a Movistar Plus el técnico levantino, quien recordó que “llevamos varios años de éxitos y estas cosas ocurren”, en alusión al mal momento deportivo del equipo, “porque a veces después de cuatro años exitosos llega un mal año en el que toca sufrir. Le pasa a los grandes clubes y después de temporadas buenas te llega una menos buena. Nos está costando, pero queda temporada para mejorar”.

Respecto a la mencionada acción de Djene en el Sánchez Pizjuán, Bordalás insistió una vez más en defender a su jugador. “La acción es totalmente fortuita. Él es un chico noble. No rehuye las acciones e intenta anticipar y eso le jugó una mala pasada”, señaló, “pero fue una acción fortuita y se le está criminalizando al pobre”.