El Getafe visita este sábado al Levante en un duelo entre dos equipos con el agua al cuello y que estrenan entrenador. Uno de ellos es Quique Sánchez Flores, que este viernes ha comparecido en la rueda de Prensa previa al encuentro y ha admitido que se trata de un partido “atípico” por el hecho de que tanto él como Javier Pereira se estrenan a la vez en esta nueva etapa.

El equipo azulón llega a la cita colista, con un solo punto sumado de 24 posibles y el nuevo técnico se ha referido al estado anímico del plantel indicando que “los chicos están a la expectativa de querer hacer las cosas bien, algo que ocurre siempre con un cambio de entrenador. Lo importante”, ha subrayado, “es que la activación la mantengan siempre porque la temporada es muy larga. Ellos están dispuestos y son capaces de revertir esto. Lo pueden hacer mucho mejor y nosotros estamos para ayudarles”.

Respecto al escaso tiempo del que va a disponer el técnico del Levante, recién llegado de China, para preparar el encuentro, y si eso supondría una ventaja para el Getafe, ha opinado que “no hay una gran ventaja porque el final nosotros estanos todavía muy lejos de saber lo que nos pueden dar nuestros jugadores, pero ésta es una es una liga tan conocida que somos capaces de aterrizar en equipos sabiendo cuáles son sus virtudes. El entrenador del Levante va a contar con el ánimo de todos sus jugadores y seguro podrán jugar bien”, ha vaticinado.

“La palabra presión va absolutamente adherida a esta profesión. Siento muchas ganas de ver cosas que hemos entrenado durante estos siete días, que los jugadores demuestren que son capaces de hacer cosas distintas”

Aunque su experiencia en estas lides es dilatada, Quique no ha escondido en vísperas de su reestreno en el banquillo que “en el momento que uno entrena, entra en otro mundo. La palabra presión va absolutamente adherida a esta profesión. Siento muchas ganas de ver cosas que hemos entrenado durante estos siete días, que los jugadores nos demuestren que son capaces de hacer cosas distintas”, ha dicho antes de precisar que “lo que tengo es ilusión por encima de todo”.

Tampoco han faltado las alusiones a Bordalás y a Míchel, sus antecesores en el cargo, si bien ha preferido mantenerse al margen de las comparaciones. “Al final las etapas son las que son y no nos vamos a comparar con nadie. A mí lo que me gusta comentar es a partir de lo que yo conozco”, ha remarcado, “y nosotros venimos con la idea de construir algo que tenga corazón y sentimiento. Se trata de llamar la atención de nuestros aficionados para que nos apoyen de manera incondicional”.

Precisamente a la hinchada azulona se ha dirigido para solicitar su respaldo en esta nueva etapa “porque ellos son los protagonistas. Todo lo que hacemos tiene que ir dedicado a la afición. Ellos son los primeros. Los clubes no existen sin afición. El fútbol sin público es otro deporte, no tiene nada ver. Todo lo que hagamos positivo, será para ellos”, ha apostillado.

En lo que al plano deportivo se refiere, Quique ha confirmado que Mata y Vitolo serán los dos únicos jugadores ausentes por lesión de cara al compromiso de este sábado.