El AMPA del colegio Miguel de Cervantes de Getafe ha denunciado por vía administrativa a la consejería de Educación de la Comunidad de Madrid porque “no se van cumplir los plazos de ejecución de las obras de ampliación del colegio previstos para el inicio de curso 2018/19 y firmados en los pliegos de contratación”. Una decisión que han tomado después de la última reunión con representantes de la consejería.

Los padres de alumnos dicen que desde Educación les han reconocido la obra de ampliación del centro como “crítica”, aunque han garantizado “su compromiso prioritario para entregar en septiembre de 2018 una parte del edificio de primaria, con tan solo 6 aulas, en vez de las 12 aulas de Primaria más 4 de Infantil, firmadas en pliego de cláusulas administrativas y que se deberían entregar antes del inicio de curso escolar”.

Así el AMPA, pese a las disculpas de Educación, manifiestan su malestar por el incumplimiento de plazos, “consecuencia directa de la política de construcción por fases de centros educativos” Y así recuerdan que “actualmente un total de 8 grupos (200 alumnos) no tienen cabida en nuestro centro, siendo esas 6 aulas insuficientes, por lo que habrá que reconvertir en aula todo espacio disponible, prescindiendo de sala de profesores y habilitar espacios que no están diseñados como aulas”.

Para los padres del Cervantes esto significará que haya que impartir algunas clases en los pasillos por segundo año consecutivo y “estar rodeados de obras”. Por lo que se han visto obligados a denunciar por vía administrativa en virtud del RD132/2010 que establece los requisitos mínimos que deben tener los centros educativos.