Tres años después y pese a las promesas de la alcaldesa de Getafe, Sara Hernández, los vecinos de Buenavista siguen sin conciliar el sueño por el uso a horas intempestivas de las pistas deportivas municipales.

Era el año 2015, el mes de julio, cuando los vecinos pusieron el grito en el cielo tras la inauguración de estas instalaciones. La razón: partidos de fútbol hasta altas horas de la madrugada que provocaban ruidos a gran parte de la barriada del paseo Ramón González Peña y alrededores. Una queja de la que Al Cabo de la Calle se hizo eco entonces y ahora, tres años después y tras promesas incumplidas del Ejecutivo de Hernández, volvemos a repetir.

Y es que a raíz de aquella publicación, la recién elegida alcaldesa mantuvo dos reuniones con los vecinos afectados, a los que les pidió paciencia mientras se buscaba una solución. Como por ejemplo, vallar las pistas, aunque no ha servido para disuadir a quienes las usan a altas horas de la madrugada. “Sabe que lo tiene pendiente desde hace tres años y sigue sin hacernos caso”, relatan a a este periódico tras solicitar varias reuniones tanto a la alcaldesa como a la concejala de Seguridad, Raquel Alcázar, y sin que haya habido respuesta.

En este sentido, los vecinos recuerdan que Sara Hernández les confesó la posibilidad de contratar una empresa de seguridad para vigilar la apertura y cierre de puertas de las pistas para cerrarlas y abrirlas a diario a las 10.00 y a las 22.00 horas. “No las cierran, siempre están abiertas y no hay ni carteles que por lo menos señalan unas horas de uso que no moleste a los vecinos”, relatan.

La situación, finalmente, se vuelve más insostenible si cabe los fines de semana, cuando se producen además botellones y “juegan hasta las tres de la mañana con gritos y todo”. Además, recalcan que recientemente ni la Policía Local se persona cuando llaman para alertar de esta situación. “Encima se enfadan, nos dicen que no hay coches suficientes y la cosa sigue igual”.

Así los vecinos, tras acudir a varias instancias municipales y regionales para defender sus derechos, dicen volverse a sentir desamparados por el Gobierno de Sara Hernández. Recuerdan que no es una cuestión de siglas pues las pistas fueron construidas por el Ejecutivo de Juan Soler (PP) y ya le pidieron explicaciones en su día.