La creciente sensación de inseguridad que se respira en Getafe tiene en Juan de la Cierva uno de sus puntos calientes. Se constata con las numerosas denuncias de los vecinos, que advierten de que el barrio se ha convertido en un lugar en el que el menudeo de estupefacientes, las riñas entre grupos de jóvenes y los hurtos están a la orden del día.

Es lo que ocurre, por ejemplo, en el entorno de la avenida de Los Ángeles y en la travesía de Andalucía, en pleno corazón de Juan de la Cierva. Los interbloques son el escenario en el que se suele trapichear con droga con demasiada frecuencia, según las quejas que ha recabado Al Cabo de la Calle.

La situación suele empeorar en la mayoría de las ocasiones porque el consumo de esas sustancias deriva en peleas y refriegas entre los chavales que, bajo los efectos de los estupefacientes, pierden por completo los estribos. “En el barrio no aguantamos más. No puedo ni abrir la ventana de mi salón porque la imagen que veo es la de un grupo de chavales reunido para drogarse”, afirma un vecino, que prefiere guardar el anonimato.

Los jóvenes a los que alude suelen aparecer por la zona con sus rostros tapados para no ser identificados y suele ser habitual verlos al caer la noche, bien entre semana o bien en sábados y domingos. “Somos muchos los que estamos afectados por este problema”.

“Solicité hace un año una reunión a la concejal de Seguridad, Raquel Alcázar Ballesteros, para pedirle una solución, pero se ha lavado las manos. Hemos perdido la esperanza de que nos ayude”, lamenta el vecino, que reclama una mayor presencia de la Policía en las calles de Juan de la Cierva para tratar de ahuyentar a ese grupo de jóvenes, que a menudo convierten en un infierno la vida en el barrio.