Prosigue la polémica por la decisión del Gobierno de Alcorcón de dar por terminada la cesión de un local municipal, a la hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima de la Esperanza. Éste se destinará a un cantón para ESMASA.

Y es que la hermanda ha emitido un comunicado donde dicen que a día de hoy, no han recibido notificación “para mantener una reunión ni por parte de la alcaldesa, ni por parte de la concejala de Cultura y Participación Ciudadana, Sonia López Cedena, ni por parte de la concejala de Hacienda, Contratación y Patrimonio, Candelaria Testa Romero, a quien compete la cesión de los locales municipales a las asociaciones de Alcorcón”.

En este sentido, desmienten que “ningún miembro de la Hermandad del Nazareno se ha reunido con Testa ni con nadie del Ayuntamiento”, y que “no hemos autorizado a nadie a hablar en nombre de nuestra entidad”. Así recalcan, “nadie nos ha ofrecido ninguna solución y, por supuesto, nunca hemos dicho que queramos un local de menores dimensiones”.

Lo que sí les consta, dicen, es que el Ejecutivo socialista se ha reunido con la Hermandad de la Virgen de los Remedios de Alcorcón, “la otra hermandad a la que fue cedido el local de la calle Madrid, 22”. Pero que, en cualquier caso, no se ha tratado este tema sino sobre las fiestas patronales, oficialmente canceladas.