“Es muy importante no perderse de la tradición porque ahí es donde está la esencia, el mensaje, la base”, decía Paco de Lucía, maestro entre maestros de la guitarra y el arte español y mundial. Un genio que tuvo en Julio Vallejo su único pupilo. Receptor directo del artista andaluz que mostrará esas enseñanzas en Leganés.

Y es que presenta el ‘Recital de la Guitarra Flamenca’ en el Teatro Enrique Tierno Galván el 29 de febrero, a las 20.00 horas. Y lo hará junto a el barítono Juan Jesús Rodríguez, que próximamente debutará en El Covent Garden de Londres.

“Julio Vallejo, receptor directo de la técnica de Paco de Lucía”. Eso, además de una virtud, imagino que será toda una responsabilidad.
Es cierto que Paco de Lucía me dejó ese legado. Se dice que la técnica de Paco de Lucía, él la aprendió de Enriqueta Saavedra -un discípulo del guitarrista ‘El Niño Ricardo’-, que junto con Sábicas son bases de la guitarra flamenca que bebió el propio Paco de Lucía. La técnica es muy sofisticada, sencilla y poderosa. Y llevo transmitiéndola más de 45 años por todo el mundo, desde Europa, Canadá, Estados Unidos hasta Japón y ahora a mis alumnos.

Como discípulo del maestro: ¿qué recuerdo tiene de él?
Aprendí a tocar la guitarra con Paco de Lucía, fue mi madre quien me llevó porque mi profesor musical le dijo que tenía condiciones especiales. Muchos días cuando iba a clase, el padre de Paco, D. Antonio, le decía: “dale clases al niño”. Y estuve en la casa familiar más de cinco años aprendiendo de primera mano. Luego comencé mi carrera como guitarrista siendo adolescente.

De todas sus enseñanzas, horas de ensayos y aprendizaje. ¿Qué anécdota imborrable guarda de todo eso?
De todas las horas que pasamos juntos, primero durante mi infancia y más adelante ensayando, de conciertos y grabando discos siempre recordaré de forma entrañable el cariño que me demostraron todos los miembros de su familia y también, a medida que yo iba haciéndome guitarrista, un gran respeto.

Ahora llega a Leganés y bien rodeado. ¿Qué puede esperar el público?
La verdad es que llego al Teatro Enrique Tierno Galván, donde actuaremos el sábado 29 de febrero, muy bien acompañado por excelentes músicos y con la satisfacción de participar en la presentación como cantante flamenco del barítono andaluz Juan Jesús Rodríguez, que ha sido reconocido por la crítica internacional especializada como una de las diez mejores voces del momento y que ha hecho un hueco en su apretada agenda para que podamos disfrutar de sus cualidades como cantaor flamenco. El público va a poder disfrutar del auténtico duende flamenco, estilo que, como veremos, este barítono también es capaz de dominar.

Hábleme de este proyecto. Antes de llegar a Leganés: ¿cómo ha sido el proceso de creación?
Todo empezó con la grabación de temas originales de Paco de Lucía y otros autores para el canal de Youtube, producido por Kiva, a través de Adolfo Herrero, bajo el título “Entre dos Aguas”. A través de este guitarrista conocí al barítono andaluz Juan Jesús Rodríguez, una de las grandes voces de la lírica española, que para mi sorpresa sabía cantar alegrías y seguidillas y la química surgió.

Si hay algo perdurable en el tiempo, en nuestro tiempo, eso es el flamenco. ¿Qué tiene de esencial para que se transmita de una generación a otra?
El flamenco recoge las experiencias vitales de pueblos, culturas centenarias como la árabe, judía y cristiana. El flamenco acompaña a una cultura en sus vivencias, en sus momentos tristes y sus momentos alegres. De origen rural, ancestral y tradicional que se va transmitiendo de generación en generación manteniendo vivo así el “duende” del flamenco. Es más que hacer música, es transmitir un estado de conciencia.