Sara Sánchez, la madre de Ricardo, el joven getafense asesinado el pasado 4 de septiembre de 2020 en la calle Ferrocarril, reclamaba durante el último Pleno mayor seguridad en el municipio, a la vez que reprochaba a la alcaldesa de Getafe, Sara Hernández, el trato recibido por ella y su equipo de Gobierno.

“Por parte del Ayuntamiento no tuve ninguna llamada, hasta que empezaron a hacerse concentraciones pidiendo justicia por mi hijo. Ahí fue cuando nos llamaron, porque no era buena imagen para la alcaldesa”, reprochó durante una sesión, en la que no estuvo presente Hernández, al estar en otro acto de Mayores.

En este sentido denunciaba que los Servicios Sociales de Getafe les ofrecieron ayudas como trabajo o financiar una terapia de grupo de duelo. “Terapia que al final me he tenido que buscar yo por mi cuenta, para poder sobrellevar este dolor”. Y reprochaba que “lo único que hicieron fue dar de baja a mi hijo de la Seguridad Social”.

Así recordaba con la voz quebrada, que “no tuve ninguna llamada de la alcaldesa para darme el pésame, ni hubo representación del Ayuntamiento en el funeral. No hubo ni un minuto de silencio, ni banderas a media asta”, y se preguntaba si “la vida de un menor vale menos en Getafe”.

MÁS SEGURIDAD

Al final de su intervención, Sara Sánchez hizo hincapié en la “falta de seguridad” en Getafe. “Pido más seguridad en las calles de Getafe, para que nuestros hijos puedan salir seguros. Pido justicia para mi hijo y que las penas sean más duras para delitos de esta crueldad”.