Finalmente, el Ayuntamiento de Leganés pide ser declarado zona catastrófica, por los efectos del temporal Filomena en la ciudad. Aunque en un principio esta cuestión no se iba a debatir en el Pleno del jueves, y hubo rifirrafe entre el Gobierno local y la oposición, a cuenta de quien impulsaba esta petición, los concejales terminaron por dar luz verde en sesión extraordinaria a este asunto.

De manera que Leganés exige al Estado que se reconozca la urgencia y optar a compensaciones por los daños ocasionados por la borrasca. Además, insta a la Comunidad de Madrid a ayudar con un fondo regional, complementario a la bonificación estatal.

El cuerpo de la moción aprobada por unanimidad, reconoce que Filomena ha desbordado las previsiones y los medios con los que cuenta el Ayuntamiento de Leganés, para hacer frente a los desperfectos y volver así a la normalidad.

Sin embargo, desde el PP de Leganés han pedido celeridad al alcalde, ya que aún no cuenta con el informe de evaluación de daños que requiere el Gobierno de España para dar cauce a la solicitud. “Me alegro de que el alcalde haya rectificado, pero le ruego que actúe con rigor y seriedad porque de nada vale la voluntad política si no se acompaña de la documentación técnica que exige la iniciativa”, ha dicho Miguel Ángel Recuenco, portavoz de los populares.

Mientras tanto, desde VOX Leganés han pedido que se elimine el punto dos de la ordenanza de limpieza de espacios públicos, que obliga a los vecinos a retirar la nieve de la calle. Aluden a una sentencia del Tribunal Supremo de 2012, que tumbaba parte de una ordenanza similar en el Ayuntamiento de Madrid, y que eximía a los vecinos de quitar la nieve, siendo esta competencia municipal.