El Gobierno de Leganés ha llegado a un acuerdo con los sindicatos (CC.OO y UGT) y los empresarios de la ciudad (UNELE), por el que se van a movilizar distintas partidas presupuestarias para paliar las consecuencias del coronavirus en el tejido productivo de la ciudad.

El plan “para no dejar a nadie atrás” ha sido presentado este jueves en el Ayuntamiento, con presencia del alcalde y miembros de su Gobierno, así como representantes de los sindicatos y la patronal.

A corto plazo, se van a invertir casi 1,5 millones de euros, de los cuales 407.800 euros irán a sectores de la industria; 170.000 euros, para empleo y responsabilidad social; 656.000 euros, para comercio y hostelería; 156.00 euros, para sectores estratégicos que implemente políticas verdes y de reducción de residuos; y 86.000 euros, para políticas de igualdad y una revisión de las ordenanzas fiscales, lo que se ha traducido como ‘objetivos transversales’.

Este dinero es el que se pretende movilizar con urgencia. A medio y largo plazo, la intención es llegar a más de 30 millones de euros, dependiendo de las aportaciones privadas al programa. Un plan que, en cualquier caso, tendrá que ser avalado por los distintos grupos políticos en el Pleno.

“El Ayuntamiento de Leganés y las organizaciones sindicales (CCOO y UGT) y empresariales (UNELE) que firmamos este acuerdo coincidimos en que el apoyo a los sectores industriales y comerciales es indispensable para tratar de mantener el empleo en la medida de lo posible en la actualidad”, ha defendido el segundo teniente de alcalde de Leganés, Fran Muñoz.

Mientras que desde los sindicatos han sostenido que se trata de un “acuerdo equilibrado entre lo que recibirán empresarios y trabajadores”, por lo que finalmente han apuntado que es “un buen acuerdo”.

Por su parte Augusto Fuentes, presidente de UNELE, ha pedido celeridad para desarrollar este programa, de manera que Leganés “no quede atrás”, con respecto a otras ciudades del entorno, coincidiendo con el inicio de la desescalada.

PLAN PROTEGE LEGANÉS