Carlos Delgado ULEG

De los fuegos artificiales al ‘petardazo’. Así ha sido el intento del portavoz de ULEG, Carlos Delgado, de intentar asaltar la Alcaldía de Leganés por medio de la moción de censura, un instrumento legal, lejos de las urnas, con el que trataba de unir a partidos tan dispares como PP, Podemos y Ciudadanos.

Pese a las reuniones, finalmente han sido los tres concejales naranjas los que, con sentido de ciudad, han dado carpetazo a la intentona de Delgado, que tras años de agravios personales contra los ediles de Ciudadanos, buscaba ahora en ellos ser aupado alcalde.

“A pesar del esfuerzo y empeño empleado tenemos que informar de que Cs rechaza en estos momentos un gobierno alternativo en Leganés y secundar la moción de censura. Desde ULEG seguiremos trabajando aún más si cabe porque no se puede esperar a 2023”, ha dicho el portavoz del partido independiente.

Por su parte Enrique Morago, portavoz de Ciudadanos, ha defendido que son “un partido liberal y profundamente democrático, que busca llevar a Leganés esperanza e ilusión a una ciudad marcada por la crispación y el desencuentro”.

En este sentido ha añadido su “firme compromiso con todos nuestros vecinos y el amplio tejido empresarial, grande y pequeño”, sentenciando que “siempre procuraremos desarrollar e implementar nuestras buenas políticas sociales para el bienestar de Leganés”.

Por lo que, tras más de un mes anunciando a bombo y platillo una moción de censura que era inviable desde el principio, Carlos Delgado vuelve a toparse con el muro de la realidad y a fracasar, una vez más, en su propósito de llegar a la Alcaldía de Leganés.