“Los alcaldes y alcaldesas de Alcalá de Henares, Alcorcón, Fuenlabrada, Getafe, Leganés, Móstoles y Parla apoyamos las medidas adoptadas en el Consejo Interterritorial de Sanidad a propuesta del Gobierno de España con la convicción de que cuanto antes se tomen medidas serán más efectivas y evitarán adoptar otras más drásticas en el futuro”.

Con esta palabras, los regidores del PSOE del sur de Madrid sí apoyan ahora la orden del Ministerio de Sanidad, que da a la Comunidad de Madrid un plazo de 48 horas para limitar la movilidad en estos municipios, además de la capital. Una medida que afecta a más de cuatro millones de madrileños.

“Es muy positivo constatar que por fin existen criterios objetivos que justifican y dan sentido a las actuaciones a desarrollar en nuestras ciudades. Nunca han existido tales criterios objetivos en las restricciones impuestas por la Comunidad de Madrid en función de las zonas básicas de salud, lo que ha provocado falta de equidad y tensiones entre vecinos”, declaran.

Además sostienen que “las medidas adoptadas por el Consejo Interterritorial de Sanidad sirven para anteponer como valor fundamental la salud pública ante los terribles efectos de la Covid-19, pero también sirven para defender la economía”.

Y es que a su juicio, “si se sigue expandiendo el virus en nuestra Comunidad, se van a bloquear finalmente todos y cada uno de los sectores económicos y no solo los que por desgracia sufren un mayor impacto por estas medidas como pueden ser los relacionados con la cultura, el turismo y el ocio”.

COMPARAN A AYUSO CON TORRA

Los alcaldes socialistas cierran filas en torno al Gobierno de España, cuya única medida en casi ocho meses de pandemia sigue siendo el confinamiento de la población.

De esta manera señalan que “se ha llegado a este punto, en el que la Comunidad de Madrid suma más del 40% de los nuevos contagiados en España, por la absoluta incapacidad e irresponsabilidad del Gobierno de Díaz Ayuso frente a la pandemia”. Un Gobierno, el regional y no el nacional, que dicen “enredado en una sucesión de contradicciones entre sus miembros, con continuos anuncios improvisados e incumplidos de manera sistemática”.

Por todo ello exponen los regidores de estas ciudades que “la lealtad institucional no solo se predica, sino que se practica, así lo hemos hecho en todos y cada uno de los ayuntamientos que representamos, acatando siempre las medidas dictadas por el Gobierno regional a pesar de no haber sido consultados ni, en muchas ocasiones, compartirlas”.

Y sentencian que “la ‘desobediencia’, como se ha demostrado en otras latitudes de España, no es un buen camino para ningún gobierno responsable”, en clara alusión al presidente de la Generalitat, Quim Torra.